Adelgazar, la cruda verdad

Cada día en nuestro blog recibimos muchísimas preguntas básicas que se repiten interminablemente sobre cómo adelgazar y por qué no se lo está logrando, por lo que queremos compartir contigo una serie de errores comunes, mitos y recomendaciones para que ahora adelgazar sea todo un éxito para ti.

¿Por qué te matas de hambre?

Comer 1000 calorías al día o menos no alcanza para que ninguna persona pueda llevar una vida. Matarse de hambre no es el camino, ni tampoco es uno muy feliz que digamos ya que no se puede pasarla bien con la incomodidad de pasar hambre. Tienes que estar en un ligero déficit de calorías para adelgazar bien y perder grasa, y queremos que comprendas que la clave es ligero. No todo el mundo tiene las mismas necesidades calóricas pero todo el mundo tiene que tener un déficit de calorías que nunca, pero nunca supere las 500 calorías al día y en ningún caso bajar de 1500 calorías para mujeres ni 1800 para hombres. Lo primero que debes hacer es calcular tus necesidades calóricas y luego a partir de ese número apuntar a quemar alrededor de 500 calorías menos cada día.

“¿Por qué no adelgazo si como tan poco?”

Porque comes poco, y porque te has estancado. Si no adelgazas es porque tu cuerpo se ha acostumbrado a lo que haces. Si buscas adelgazar solo con comida el estancamiento es inevitable. El ejercicio es fundamental para evitar esto, y ejercitarte de una manera que te permita progresar y desafiarte ligeramente pero cada vez un poco más es la clave para evitarlo. Al mismo tiempo tienes que comer menos, pero no tan menos que tu cuerpo dispare sus mecanismos de defensa que hará lo contrario a lo que estás esperando, y comience a acumular grasa en vez de quemarla.

Haz pesas ¡por favor!

Tres días de pesas con rutinas cuya base sean las barras, las mancuernas y los ejercicios compuestos es esencial para adelgazar, obtener una buena forma física y acelerar el metabolismo para facilitar el proceso. El cardio es bueno, pero si haces seis días de bicicleta fija sin siquiera ponerle un poco de esfuerzo al ejercicio el estancamiento es una cosa asegurada. La ventaja de las pesas es que no solo quemas calorías durante el ejercicio, sino muchas muchas horas después de hacerlo.

Come limpio

No digas “como sano, pero de todo un poco” porque eso no es comer limpio. Tampoco lo es decir “como lo que cocinan”. Comer limpio es comer sin azúcar, sin grasas trans ni saturadas, ni harinas ni bebidas que no sean otra cosa que agua. Es más, sabes lo que significa comer limpio y no necesitamos decírtelo. Y si no lo sabes es el momento de aprender sobre las buenas comidas si no quieres padecer tu pérdida de peso.

Tenemos noticias para ti: ¡no hay atajos!

No se reduce la grasa abdominal haciendo encogimientos, ni se pierden diez kilos en una semana con cinturones ni fajas ni píldoras. Por más que lo desees con todas tus fuerzas, todos esos kilos de más que fuiste acumulando durante años no desaparecerán de la noche a la mañana. Comprende que se trata de un proceso que requiere tiempo, paciencia y dedicación, y no hay otra. No hay atajos, no hay fórmulas mágicas, no hay caminos fáciles.

Una caloría NO es una caloría

Es decir, una caloría es una caloría, pero haz dieta a base de latas de gaseosas y hamburguesas y ya puedes ir sacando turno para tu médico por todos los problemas de salud que se te vienen encima. Comer bien es favorecer los procesos de adelgazamiento y el proceso más importante de todos es mejorar tu salud, no empeorarla comiendo cualquier cosa y añadiendo más problemas además del sobrepeso. Que quede claro, no puedes comer lo que sea, no debes, no es conveniente, no te ayudará en absoluto.

Las frutas y las verduras son tus aliados

Recibimos muchas consultas de personas que creen que no deben comer frutas cuando se está en proceso de adelgazamiento. Esto es una mentira más grande que una casa. Las frutas y las verduras son tus aliados, y comer de más no lo es. Si no estás adelgazando no le heches la culpa a las frutas sino a la cantidad de comida que comes en total para el nivel de activdad que llevas. Esa es la razón por la que no adelgazas, no las frutas, no las verduras. No es que tienes que vivir a base de esos dos alimentos, también necesitarás proteínas y grasas sanas en cantidades apropiadas pero de todo lo que comes y bebes las menores culpables de tu falta de resultados son las frutas y las verduras.

A tus calorías tienes que comértelas, no beberlas

Cualquier cosa que no sea agua tiene calorías, y si piensas que te haces un favor bebiendo esa lata light o la diet o la zero mejor lo piensas otra vez porque te estás metiendo calorías y azúcares que no estás contando en tu conteo total. Las calorías se comen, no se beben. Si te las bebes lo que sucede es que mantienes el hambre, pero ahora con 200, 300 calorías extras por el jugo artificial que te tomaste.

El estilo de vida influye, y mucho…

Se nos mira como seres de otro mundo por comer sano y ejercitarnos cuando en realidad es lo más normal y natural del mundo, al menos si lo que quieres es tener un peso y un cuerpo saludable. Puedes salir, puedes juntarte con amigos y tener una vida social, eso no se pierde ni se entromete con tu plan de adelgazamiento. Lo que sí se entromete es el estilo de vida sedentario y los excesos, los de comida, los de mala comida y los de alcohol. Tienes, debes encontrar un equilibrio en lo que haces, y darle la más grande de las prioridades a tu bienestar corporal. Sin eso no hay vida que sea buena. No vamos a decirte lo que tienes que hacer y lo que no con tu vida, pero si podemos decirte que si tu estilo de vida no es saludable tampoco esperes lograr algo bueno con un plan esporádico de adelgazamiento.