Cómo acelerar la recuperación muscular

Los días posteriores a hacer pesas… esa parte de la rutina que a muchos les cuesta incluso hasta levantarse de la cama. Pero sin importar si vas dos, tres o todos los días a entrenarte al gimnasio tus músculos necesitan tiempo para recuperarse. Si no lo haces no estarás obteniendo el máximo de tus rutinas, de hecho la falta de recuperación apropiada es una de las causas más comunes por las que no se consiguen todos los resultados que podrías estar obteniendo.

La recuperación sin embargo no quiere decir estar tirado todo el día en el sofá mientras comes cuanta comida chatarra se te cruza por los dedos. Lo que haces después de entrenar y en tus días libres es tan importante como lo que haces en el gym. Por ello es que hoy te hemos preparado estas maneras de recuperarte más rápido para los momentos que estas fuera de tu elemento, el gym 😉

Mueve las articulaciones

Mantente activo, incluso en los días libres. Pero hazlo manteniendo activas tus articulaciones moviéndolas en círculos suavemente. Este movimiento lleva fluidos que nutren, lubrican e hidratan estas áreas al tiempo que eliminan desperdicios y tejido, y esa sensación de agotamiento que usualmente se sienten en las rodillas, codos, tobillos y demás uniones.

Realiza movimientos circulares suaves en el sentido de las agujas del reloj y también contrarios.

Un tip: haz yoga los días que no hagas pesas, es fabuloso para recuperarte y regenerar tus tejidos.

Masajea

Si se te endurecen los músculos después de entrenar o sientes fatiga utiliza un tubo semi blando o un masajeador para darle a tus músculos un buen masaje.

Los masajes ablandan los tejidos y eliminan los nudos que si dejas contribuyen a sentir el cansancio y los pinchazos usuales. Pásate al menos un par de minutos masajeando en cada zona trabajada apenas termines de entrenar y vuelve a hacerlo en casa. Los masajes suaves, mientras más los hagas mucho mejor.

Incorpora sesiones diarias de estiramientos

“Lo sé!!!” posiblemente sea una de tus respuestas a este punto, pero si no estiras y te duele entonces o amas el dolor o realmente nunca has probado los beneficios de estirar.

Movimientos simples y firmes, bien controlados, mantener la posición durante determinada cantidad de tiempo y a baja intensidad son alternativas. Tener sesiones de estiramientos todos los días, durante diez minutos y al finalizar cualquier actividad física que hagas le permitirá a tu cuerpo regenerarse, a que la sangre transporte mejor los nutrientes y a recuperar tu cuerpo para la próxima sesión de entrenamiento.

Prueba estos tres consejos en esta semana y notarás cómo el dolor comienza a reducirse y la recuperación se acelera. La próxima semana mejorarás todavía más y pronto los dolores post entreno serán cosa del pasado.

Click aquí para agregar un comentario

Deja un comentario: