Desarrolla buenos habitos alimenticios y lleva tu cuerpo al siguiente nivel

Tengo que confesar que durante mucho tiempo no entendía las razones por las que me esforzaba tanto con mis sesiones de ejercicio y mi cuerpo no cambiaba. Lo daba todo, iba al gimnasio a poner lo mejor, mi mejor empeño, salía a correr, andaba en bici, llevaba un estilo de vida muy activo pero no notaba cambios significativos, al menos no como los que yo quería.

No fué hasta que entendí que hacer ejercicio por sí sólo no es suficiente. Comprendí que si quería llevar mi cuerpo al siguiente nivel tenía que hacer algo más, y tenía que hacerlo con mi mentalidad, pero también tenía que hacerlo con la comida. Así que esto es lo que aprendí . . .

Si incorporaba habitos alimenticios de los buenos mi cuerpo cambiaría

Estos son buenos habitos alimenticios a desarrollar para conseguir un mejor cuerpo:

Quemando calorías. La receta para una buena nutricion y salud

Para comenzar, debes quemar más calorías de las que comes si quieres perder grasa. Punto.

La regla básica sobre el control del peso es que DEBES quemar más calorías de las que consumes cada día, cada semana, y cada mes. O sea que no importa si tu comida es saludable, o integral o lo que sea. Si comes de más engordarás, es tan simple como eso. La cantidad total de comida que comes, sin importar el tipo de comida que sea, debe ser menor que la cantidad de calorías que tu cuerpo quema cada día.

Por el contrario, si lo que quieres es ganar músculo y peso de calidad, entonces debes contar con una estrategia para comer más comida cada día, cada semana, cada mes.

Pero déjame decirte algo aquí: no puedes dejar de comer y esperar perder grasa, como tampoco puedes comenzar a comer como loco(a) si quieres agregar peso de calidad. Los buenos habitos de alimentacion no tienen nada que ver con esto

Controlando tu metabolismo

Concéntrate en dar los pasos correctos para controlar tu metabolismo. La clave para un manejo efectivo del peso es un metabolismo regulado. Cualquier persona, sin importar cuáles sean sus objetivos, puede conseguir mejores resultados si aprenden a manejar y regular su metabolismo.

Si quieres perder grasa corporal, hacerlo no tiene nada que ver con dejar de comer o recurrir a dietas extremas. Si quieres ganar masa muscular, no trata sólo de comer a más no poder. O sea, tengas el objetivo que tengas, trabajar con tu metabolismo es una obligación si quieres hacerlo bien. Y un buen metabolismo viene añadido a habitos de alimentacion saludables.

Las comidas pequeñas y más frecuentes dispersas a lo largo del día ayudan con esta tarea. Deberías organizar tus comidas cada dos o tres horas y empezar a comer apenas te levantas. Las pesas y el cardio también ayudan a regular tu metabolismo.

Muchos piensan que nada tiene que ver el metabolismo con los cambios que uno busca. Pero si te concentras en mejorarlo por medio de comidas estratégicamente distribuidas, de ejercicios de fuerza y de entrenamiento cardiovascular, y lo haces durante días, y luego durante semanas, eso definitivamente mejorará tu cuerpo en la medida que pase el tiempo.

No existe la dieta perfecta

Deja de buscar la dieta perfecta porque no existe. La gente se distrae mucho buscando dietas cada vez más fáciles, menos dolorosas y que requieran menos disciplina que los programas en los que actualmente se encuentran. Si la dieta no funciona tan rápido o tan efectivamente como ellos esperan, la culpa es de la dieta y no de sus estándares o espectativas.

Una misma dieta puede funcionar de distintas maneras para distintas personas, ninguna dieta funciona igual para dos personas. Además está el hecho de que algunas se concentran más en la carne, otras en las frutas y las verduras, incluso algunas son tan extremas y poco saludables que eliminan un grupo de alimentos de raíz.

Ya sea por características o por tus propias preferencias, deberías dejar de pensar en hacer dieta como la base de tu alimentación. Un enfoque menos drástico pero a la vez más integral puede ser la solución para ti.

Por último, no quisiera bajar tus estándares, pero objetivos realistas y un compromiso que apunte principalmente al largo plazo es lo que usualmente reporta mejores resultados, y más duraderos. Por eso mi recomendación para que te concentres en desarrollar una buena relación con la comida y la manera en que comes.

Mantenlo simple, a menudo un buen habito alimenticio es el más simple de todos

Mantén tu alimentación bien simple. Muchos ponen cantidades de pensamiento y esfuerzo en decidir qué tipo de comidas consumirán durante la próxima comida que les toca.

En mi opinión, hacerlo convierte algo simple en algo demasiado complicado. Mientras más complicado hagas tu programa nutricional menores serán las posibilidades de seguirlo. Si tengo que recurrir a un libro o buscar la información nutricional exacta por cada comida que pienso incluir en mi cena, entonces estoy convirtiendo una tarea increíblemente simple en algo descomunal.

Cuando se trata de comer lo que hago es mantenerlo tan simple como puedo. Por ejemplo sé que tengo que comer proteínas, carbohidratos y grasas en cada una de mis comidas, eso es todo lo que necesito saber. A partir de allí chequeo en mi cocina, unas rodajas de pan integral para los carbohidratos, una lata de sardinas me darán proteínas y grasas sanas, un par de hojas verdes y listo, tengo un sandwich saludable para la cena. Una pechuga de pollo a la plancha con una ensalada fresca y unas arvejas. Yogurt con cereales y frutas, más un puñado de nueces. Esas son algunas de las comidas que se me vienen a la mente mientras escribo. Como puedes ver, lo simple es lo que me funciona, y lo hace de maravillas!

Sé que comer es uno de los grandes placeres de la vida, pero si estás buscando las maneras de llevar tu cuerpo a lo mejor que puede darte tanto en términos de desempeño como de apariencia, yo personalmente dejaría las comidas elaboradas y suntuosas para un sábado o un domingo, y me inclinaría por lo simple y efectivo durante toda la semana. Trata de ajustar tanto como puedas la manera en que comes de acuerdo a lo que quieres lograr, y mientras más simple sea, entonces mucho mejor.

Es tu obligación estar enfocado(a)

Si quieres conseguir los mejores resultados debes darle a tu dieta TODA LA ATENCIÓN que se merece. Si lo haces me animo a decirte que casi cualquier dieta que implementes sobre una base regular, funcionará para ti.

Sin embargo debes confiar en lo que haces, porque de otro modo no tendrás el compromiso que se requiere.

Muchas personas se dejan confundir fácilmente cada vez que comienzan un plan nutricional. Justo cuando piensas que estás en tu mejor momento escuchas o lees de una nueva dieta “milagrosa” que promete hacer lo mismo que la tuya, pero en la mitad del tiempo. O te enteras de una en la que tienes que hacer totalmente lo opuesto a lo que vienes haciendo!

Incluso si tu dieta está funcionando, puede que dudes si lo está haciendo bien o lo suficientemente rápido, eso es natural …

Pero déjame decirte algo: si te paseas de dieta en dieta ¿cuál es el resultado que piensas que conseguiras? Ninguno. Esa es la verdad, es sorprendente ver cómo la gente cambia su actual manera de hacer las cosas por la semilla de la duda. Si haces esto y te pasas cambiando tu actual manera por otra radicalmente distinta, no sólo que nunca lograrás desarrollar un habito alimenticio saludable para tu cuerpo, sino que ese es el camino más seguro hacia un resultado nulo, garantizado.

Si ya te encuentras en un programa alimenticio, o ya has comenzado una dieta, entonces dale tiempo para saber si funciona. No determines de antemano o en base al último artículo de nutricion y salud que ha salido que lo que estás haciendo no funciona. Si no le das la oportunidad ¿cómo puedes saberlo?

Por eso es importante que vayas evaluando tus resultados periodicamente. Un par de meses puede ser un tiempo prudente para determinar si tu programa actual funciona o no.

Toma el control de tus habitos alimenticios ¡y de tus resultados!

Asume toda la responsabilidad por tus éxitos y tus fracasos. En otras palabras, si no estás consiguiendo los resultados que deseas, está la posibilidad de que seas tu y no tu dieta la que te está retrasando.

No son las circunstancias, ni tus genes, ni el tiempo los obstáculos que se interponen entre tu y tus objetivos. Tu capacidad para hacer lo que tienes que hacer, o descubrir lo que tienes que hacer para superar esos “obstáculos” o presuntas limitaciones es a lo que tienes que sobreponerte.

A menudo escucho maldecir y culpar a las circunstancias individuales o a las características personales por la falta de progreso. Pero si estás realmente comprometido eventualmente encontrarás la manera de superar CUALQUIER obstáculo que se interponga.

Y por favor no te compares. Una excusa común es esta: “¡ellos comen lo que sea y aún así se ven bien, mientras que yo como como un pajarito y gano peso!”

Te repito, no somos iguales, y lo que para algunos puede ser la tarea más fácil del mundo, para el resto de nosotros puede tratarse de una travesía inconmensurable. No tomes tus objetivos en función de la justicia, de si es justo o injusto, busca conseguir lo mejor de ti, y hazlo con las herramientas que tienes. Debes darte cuenta de una vez por todas que Tú determinas la calidad del físico que tienes y del que buscas por las decisiones que tomas y por los habitos alimenticios que tienes. Conseguir el cuerpo que quieres definitivamente tiene un precio, así que págalo.

Mientras más deseable es algo, más alto será el precio. Querer algo y pretender no pagar el precio probablemente signifique que no lo quieres tanto como dices. Y no te hablo de suplementos y membresías al gimnasio, ni de consultas semanales con tu nutricionista amigo. Te hablo de disciplina, constancia, esfuerzo, sacrificio, concentración.

Si no quieres pagar el precio está bien, pero acepta la decisión que has tomado. No culpes a otros ni a tus circunstancias por la responsabilidad que no has tomado. No culpes a tu genética, ni a tu pareja, ni a tu madre que no cocina como tienes que comer. Culpa al hecho de que has decidido no sobreponerte a los desafíos que implicaba lograr lo que querías.

Revisa tus estándares

Si no estás consiguiendo los resultados que quieres entonces necesitarás elevar tus estándares. Puede que necesites hacer un poco más de esto, o un poco menos de aquello.

La elección de comidas, las cantidades, la frecuencia, la intensidad de tu cardio, la frecuencia de tu cardio, las pesas, su frecuencia, son todos factores que están a tu total alcance y control.

Dedícale un tiempo a encontrar la combinación correcta de estos factores que mejor funcionen para ti. Debes determinar quá hacer más y qué hacer menos para que tus desesos se hagan carne en tu cuerpo.

Al tratarse de tu cuerpo, nadie mejor que tú para saberlo. Nunca te bases en nadie más que resuelva tus desafíos por tí. Toma plena responsabilidad por descubrir qué es lo mejor para tu cuerpo, y luego hazlo.

El ejercicio no es un substituto de una buena alimentacion

No trates de compensar tus malos habitos alimenticios con más ejercicio. Más del 75% de la manera en que te ves estará determinada por la manera en que alimentas a tu cuerpo, no por tus manera de entrenar

Puede que erróneamente hayas creído que se puede compensar un hábito de alimentación pobre. Lo siento, no es así.

Me gusta pensar que este tipo de guías da un poco de luz sobre algunos de los temas y sobre las creencias que tenemos con relación al ejercicio y a la comida. Pero solamente dará luz si lo intentas, si el enfoque que le das a la manera de buscar tus objetivos se ve influenciada por estos conocimientos, entonces será efectivo.

Recuerda que un compromiso serio con lo que quieres lograr, la disposición a pagar el precio por lo que deseas y la perseverancia de intentarlo una y otra vez eventualmente rendirá sus frutos. No hay secretos, ni recetas mágicas. Vé por lo que quieres con todo lo que implica hacerlo y lo lograrás, lo demás es cuestión de tiempo.

Tu Cuerpo Ideal | Nutrición y ejercicio

2 comments
adri - enero 17, 2011

Constancia, confianza en uno mismo…. Gracias por tus articulos .Saludos

Responder
Click aquí para agregar un comentario

Deja un comentario: