Crear objetivos claros para estar en forma

Cuando mucha gente se decide a bajar de peso o para estar en forma, a menudo cometen el error de establecer un objetivo elevado, como perder una enorme cantidad de peso, que termina siendo poco realizable. Establecer un gran objetivo sin tener un plan de acción lo hace propenso al abandono y al desánimo, además de que a veces cuesta mantenerse motivado. La frustración puede entrar en juego si los resultados no se ven rápidamente, y ese gran objetivo parece insuperable. Llega el punto en que mucha gente simplemente lo abandona.

La solución para estar en forma es tener objetivos que sean claros

Cuando comiences un programa de ejercicios decide cuál quieres que sea tu gran objetivo, pregunta esto: ¿cuál quieres que sea tu cuerpo ideal con el plan que inicias? Será…

– ¿Bajar de peso?

– ¿Aumentar la fuerza y ganar masa muscular?

– ¿Incrementar la flexibilidad?

– ¿Mejorar la resistencia cardiovascular?

– ¿Conseguir tono muscular?

– ¿Todas las anteriores?

Cuando tienes una idea clara de lo que quieres lograr serás capaz de crear mini-metas u objetivos realistas de menor envergadura para el corto plazo, cuya suma te dará ese objetivo último que quieres lograr. Estos objetivos pequeños son más alcanzables y más realistas.

Proponerse un objetivo realista es la clave para tener éxito. Si te pones objetivos poco realistas ya sea por el tiempo o situaciones o características personales, estás preparándote para no conseguir los resultados esperados. Y es muy probable que no puedas mantenerte motivado. En otras palabras, es importante tener en mente ese gran objetivo o resultado que deseas alcanzar, pero es fundamental que te concentres en esas pequeñas metas que te llevarán a la última. Consideralas como parte de un viaje hacia el bienestar y la mejora personal. En la medida que alcances cada una, toma la siguiente como un nuevo desafío.

Establecer metas pequeñas y realistas, y lograrlas, te darán un sentimiento de cumplido. Tu motivación crecerá, y podrás mantenerte en tu programa a lo largo del tiempo.

Es importante no sobreentrenarse o querer hacér más de lo que uno puede hacer cuando se comienza un nuevo régimen o programa, especialmente si eres principiante en lo relacionado con el ejercicio o propenso a lesiones.

Sin importar cuán excitado o emocionado estés por empezar tu nuevo programa, no intentes ni esperes ejercitarte todos los días como el primer día, o hacer cosas para las que tu cuerpo no está preparado aún. Conseguir tu cuerpo ideal, sea cual sea, lleva tiempo, así que sé paciente y verás los resultados.

Cuando establezcas tus objetivos, conoce tus limitaciones actuales, y crea objetivos a corto plazo acordes. Siempre desafíate a ti mismo, pero nunca al punto de las lesiones o la frustración.

Click aquí para agregar un comentario

Deja un comentario: