Dos pasos para formar el hábito del ejercicio

Que somos criaturas de hábitos, que el hábito hace al maestro y demás dichos. Hasta ahí lo tenemos ¿verdad? Pero entonces… por qué nos cuesta tanto formar el hábito del ejercicio? Ahí está la cuestión.

Y es que cuando se trata de hacer ejercicio, comer sano y mantenerse activos la clave tiene que ser que te vuelvas excelente haciendo esas cosas. Porque cuando te vuelves excelente, es decir cuando las dominas, de repente todo se vuelve tan automático que eventualmente ni siquiera tienes que pensar en hacerlas. Dicho de otro modo, se vuelven parte de ti, las haces sin más.

Tener el hábito del ejercicio es algo muy valioso así que te mostraremos algunas cosas que puedes hacer para desarrollarlo…

Busca la facilidad para incorporarlo a tu agenda

Si un hábito que quieres adquirir es fácil de integrar a tus actividades más chances tienes de que este quede. Parte de la formación de un hábito tiene que ver con qué tan accesible es para ti.

Por ejemplo si quieres empezar tu rutina de ejercicios con un programa de entrenamiento militar para el que tienes que viajar cien kilómetros día por medio ¿cuánto tiempo crees que serás capaz de mantener el ritmo? Lo mismo para una dieta ¿cuánto tiempo te ves comiendo a base de repollo? ¿qué harás cuando el humus importado desde Asia deje de llegar a tu tienda naturista?

Por ello, en vez de subirte a la última tendencia con la esperanza que te mantendrás haciendo algo tremendamente complicado lo que te recomendamos es que tengas un enfoque flexible y adaptable a tu vida, y no al revés.

Fácil de hacer, fácil de integrar 😉

Apuesta a la simpleza

Mientras más compleja sea la tarea más difícil será de que se vuelva un hábito en tu vida. La solución es mantenerlo simple, y del lado que te guste.

Si te cuesta salir a correr por el esfuerzo que implica, o si no entiendes una nada de lo que hacer crossfit quiere decir entonces deberías alejarte de esas actividades. No nos malinterpretes, son actividades fabulosas, lo que queremos decir es que si añades dificultades adicionales a la nueva tarea de formar un hábito del ejercicio ya estás entorpeciendo tu empresa de incorporarlo a tu vida.

Comienza simple, una rutina de soga en la casa, salir a caminar, a caminar y trotar, flexiones de brazos, videos de ejercicios, ve a andar en bicicleta… algo que te guste y que no requiera demasiado esfuerzo mental. Lo mismo con las pesas, domina lo básico para empezar, no quieres tener una etapa de volumen y luego una de definición si ni siquiera llevas una semana levantando un par de kilos.

Simple, sencillo, y que sea de tu agrado. De momento estás trabajando en formar el hábito y eso de por sí mejorará tu salud. Más adelante llegará el momento de volverte cada vez más bueno en ello.

Estos son dos puntos que te ayudarán a crear el hábito de entrenarte, y que también pueden aplicarse a crear el hábito de comer sano. Otras acciones que puedes llevar a cabo son:

– Tómate tu tiempo. El hábito se crea con el tiempo, mientras más tiempo pase y tú estés haciéndolo, más hondo calará el hábito en ti.
– Sé frecuente. No se trata de hacerlo un día y luego volver la semana que viene. Tienes que ejercitarte con frecuencia. Frecuencia equivale a automático más adelante.
– Es para toda la vida. Comprende que comer sano y hacer ejercicio es algo para toda la vida, es algo muy valioso y que tiene que estar presente siempre si quieres tener un cuerpo saludable y en forma.

¿Tiene sentido todo esto? Te hemos preparado un Reporte Especial para no abandonar el ejercicio que te encantará. Descárgatelo y recibe también actualizaciones semanales de nuestro Blog pinchando >>aquí<<

covernuevoreortesmall

Click aquí para agregar un comentario

Deja un comentario: