El increíble (y subestimado) pimiento

Los pimientos, esas verduras rojas, verdes o amarillas en forma de campanas son una fuente de nutrición tremenda para nuestra alimentación diaria. Su sabor espigado, su textura crujiente, la cantidad de opciones para cocinarla y la inmensa cantidad de antioxidantes que contiene la convierten en una de nuestras verduras preferidas.

Aclaramos que los pimientos, a pesar de compartir la misma forma que los chiles o ajíes no son picantes en absoluto ya que carecen del compuesto que hace picante a los picantes, la capsaicina.

Esta es la información nutricional de los pimientos, de lo que obtendrías al comer cien gramos (una taza) de pimientos crudos:

Vitamina C. 196% de los valores diarios recomendados
Vitamina A. 57% de los valores diarios
Vitamina B6. 13,5%
Acido fólico. 10,5%
Fibra. 7,4%
Vitamina E. 7,2%
Vitamina K. 5,6%
Potasio. 5,5%

Luego vienen en porcentajes menores al 5% de los valores diarios recomendados pero que igual suman a la nutrición: molibdeno, vitaminas, B1, B2, B3, B5, magnesio.

¿Más? Una taza de pimientos crudos contiene solo 28 calorías. Exacto ¡nada! Pero además solo contiene un gramo de grasa y una cantidad masiva de fitonutrientes y antioxidantes, de los cuales el que se destaca más es el tipo de los carotenoides aunque en general los números de antioxidantes presentes es altamente notorio.

En definitiva, se trata de una verdura de mucha nutrición y pocas calorías, ideal para todo el mundo. Otro beneficio que le hemos encontrado es que poseen una capacidad de hacernos sentir llenos antes y por ende comer menos. Por lo tanto, si estás bucando adelgazar esta comida debería estar presente en tu dieta.

Hay muchas maneras de preparar o añadir los pimientos a las comidas de cada día. Puedes hornearlos, ponerlos a la parrila, añadirlos a salsas, comerlos crudos, en ensaladas, sopas, etc. Nuestra recomendación para obtener el máximo de nutrición es que los comas crudos y cuando están maduros. Una alternativa que recomendamos es picar pimientos rojos, amarillos y verdes bien chiquitos, añadir tomate picado de la misma manera sin la piel y sin la pulpa, cebolla morada, y si quieres ajo y limón. Allí tienes una excelente ensalada que puedes disfrutar con carnes, pescados, esparcir la preparación cruda sobre pastas o arroz, o acompañar una pechuga de pollo, incluso añadirla a las salsas antes de comerlas pero ya sin el limón.

Haz la prueba, aquí tienes otra gran verdura que te aportará mucho por dos minutos de tu tiempo picandolas. Come pimientos regularmente y tendrás otro recurso más para seguir mejorando tus comidas de todos los días.

Click aquí para agregar un comentario

Deja un comentario: