El poder de la autodisciplina para cambiar el cuerpo

¿Deseas cambiar tu vida de manera dramática? ¿Quieres desarrollar un cuerpo que llame la atención? ¿Deseas sobreponerte a tus puntos débiles? La autodisciplina es la clave. A nadie le gusta el término porque en realidad hacerlo implica un esfuerzo doloroso. Mientras que la autodisciplina es algo a lo que escapamos por simple naturaleza humana, es esencial para lograr cualquier grado de éxito con tu cuerpo, o con cualquier otra cosa. Tengo que decir que nunca he llegado tan lejos con mis objetivos corporales hasta que aprendí a ser disciplinado conmigo mismo.

Ahora, escucho a muchos decir en este mismo momento “¿es necesario hablar sobre autodisciplina?¿no es algo que todos entendemos?” A juzgar por el número de personas con que me he cruzado que me dicen que les gustaría hacer ejercicio y dieta pero que “simplemente no pueden”, parece que hay mucha gente que realmente necesita poner algo de autodisciplina en práctica…

Disciplinarse a uno mismo es cuestión de elegir las conductas que resultarán en exitosas en vez de elegir lo que aparentemente es más gratificante en el momento. Algunas personas no tienen problemas y han desarrollado un alto nivel de autodisciplina, pero hay otros para los que hacerlo es un verdadero problema. Si eres del segundo grupo no te desanimes porque cualquier persona puede conquistarse a sí mismo y tomar el control de su vida. Es totalmente posible y te sorprenderás de lo que eres capaz. Te lo dice alguien que era totalmente indisciplinado hasta que tuvo la determinación de sobreponerse a ello.

¿Si la genética juega su papel a la hora de cambiar el cuerpo? Probablemente, pero no al punto en que muchos creen. Y a diferencia de la genética, la autodisciplina no es algo con lo que nacemos, es algo que puede aprenderse a cualquier edad y bajo cualquier circunstancia. De la misma manera que alguien que hace pesas se vuelve cada vez más fuerte por el hecho de hacerlo regularmente, la autodisciplina mejora si se pone en práctica constante y contínua durante el tiempo.

Entonces veamos qué podemos hacer para mejorar nuestra autodisciplina y lograr bajar de peso, o ganar masa muscular, o la mayor definición posible de nuestra historia. Antes que nada es importante que sepas que las conductas indisciplinadas por decirlo de alguna manera, pueden tener repercusiones desastrozas, llevarlo a uno a que se pierda oportunidades y al arrepentimiento. Todos y cada uno de nosotros tomamos diminutas, insignificantes decisiones en todo momento y cada día que pasa. Y sin embargo esas decisiones, una tras otra, dan forma a nuestras vidas. Donde nos encontramos ahora en este momento es el producto de numerosas decisiones que hemos tomado en el pasado. Nuestras acciones comienzan con una decisión en nuestra mente. Y es esencial que aprendamos a decidir teniendo en cuenta nuestro mayor bien, porque el reloj sigue corriendo…

Además, junto al entendimiento de las consecuencias de no seguir una conducta disciplinada también nace un intenso deseo de lograr los objetivos que tenemos para nosotros mismos. Después de todo ¿cuál es el punto de intentar lograr algo que no queremos realmente? El deseo, en las palabras de Napoleon Hill “es el punto de partida para conseguir logros”. Entonces, si quieres perseguir el cuerpo de culturista y lo deseas con todas tus fuerzas, lo que tienes que hacer es aprender todo lo que se requiere para llegar allí. Si decides que vas a ponerte tan delgada como en tus épocas de juventud es lo mismo, y si quieres marcar tus abdominales es lo mismo. Decide que has tenido suficiente de ése círculo vicioso que no te dejaba progresar y comienza de una vez por todas a vivir el cuerpo, y la vida de tus sueños.

Pero también existe otra palabra que tampoco tiene buena fama: fuerza de voluntad. La fuerza de voluntad es increiblemente poderosa y son pocos los que tienen conciencia de eso. Se trata simplemente de desechar la gratificación instantánea y en cambio hacer todo aquello que tienes que hacer para lograr lo que quieres lograr. Ahora bien, con el tiempo hacerlo es bastante fácil, pero al principio puede ser duro. En la medida que comenzamos a hacer las cosas que tenemos que hacer, con el tiempo la fuerza de voluntad se volverá más automática y menos “dolorosa”. La decisión y la voluntad de tener las conductas que construyen y dan forma a nuestro cuerpo y a nuestras vidas debe hacerse todos y cada uno de los días. Por ejemplo hoy mismo… ¿comeré sano y las cantidades que sé que tengo que comer, o me iré a un mcdonals? Es una elección de todos los días, y no importa cuál sea el objetivo corporal que tengas, comer sano, comer limpio es un deber.

Salte de una vez por todas de la mentalidad del “no puedo”. Realmente se trata de una excusa conveniente que las personas utilizan para evitar hacer algo que requiere esfuerzo y dedicación. Lo que en realidad quieren decir al decir “no puedo” es que no quieren intentar algo porque puede ser algo problemático. Seguro, nos gusta poner excusas, pero no hay ningún beneficio en ello. Y no te pases de blog en blog, de dieta en dieta, de producto en producto buscanso soluciones rápidas y/o mágicas como lo hace todo el mundo. No lo hagas ¡porque no existen!

Prepárate mentalmente con anticipación. Aprende exactamente lo que debes hacer antes de hacerlo. Haz una lista de tareas que debes cumplirse cada día. ¿Has preparado tu comida con anticipación? ¿sabes cuál es tu entrenamiento esta semana? ¿está listo?

Otra manera de ayudar en nuestra autodisciplina es buscar personas que nos ayudarán a mejorar nuestras vidas. Conéctate con culturistas, con competidores de fitness, con modelos, ve a competencias y desarrolla relaciones con personas que tienen tu mismo objetivo o que ya lo han logrado. Si sale todo mal sé honesto contigo mismo. Todos tenemos nuestros altibajos. Si eso te pasa no te preocupes, vuelve a tu camino y sigue adelante.

La autodisciplina es algo a lo que deberíamos apuntar siempre. Las recompensas pueden ser tremendas. Y si en algún momento flaqueas ten en mente esas recompensas y nunca las pierdas de vista. No dudes en toma control de tu mente y disciplinarte a ti mismo. Puede hacerse. Debe hacerse si quieres lograr el éxito en tu vida. Si lo haces puedo garantizarte algo: el éxito ya no será una idea abstracta, simplemente será cuestión de tiempo.

Click aquí para agregar un comentario

Deja un comentario: