¿Estás saboteando tu dieta?

Si tuvieramos que hablar de cómo se consigue un peso saludable el asunto es bastante directo: comes bien, entrenas y consigues una buena cantidad de horas de sueño. Suena simple ¿verdad? pero todos sabemos que es más complicado que eso. A todos nos cuesta un poco a veces, si no es con el ejercicio nos cuesta con la dieta o sino con el descanso, cuando no son varias a la vez. La cuestión es que todo lo que hagas tiene que tener un poco de regularidad como mínimo. No se puede hacer algo un día y al día siguiente premiarse con no hacer nada o comprarse el helado de crema más grande que haya porque ayer entrenamos como nunca y comimos súper limpio.

Así que a propósito de ello, si te encuentras cometiendo alguno de estos errores mejor revisa bien lo que estás haciendo y comienza ahora mismo a buscar las maneras de solucionarlo lo antes posible, algunas ideas van adentro de cada punto…

Tus fines de semana son fatales

De lunes a viernes eres muy aplicad@, vas al gym, corres por las mañanas y desayunas sano. Tu dieta marcha perfecto y no hay siquiera un bocadito de chocolate en el medio, y ni hablar de las cantidades, que son impecables. Pero llega el viernes y todo se descalabra, ya a la noche te “premias” con una buena piza acompañada de unas papas fritas y una buena lata de gaseosas, y después viene el sábado y con el las ganas de algo dulce, que no es solamente un bocado por cierto, y la andanada de desborde sigue por las noches con el alcohol y después sigue hasta el domingo, tu “día libre”. Con tal entrenaste duro toda la semana, te lo mereces ¿cierto? Mentira! esa es la forma más común de sabotear todo lo bueno que hiciste en la semana.

Verás, todo depende de la actitud con que encares tu fin de semana. Un fin de semana se supone que es para relajarse y divertirse, hacer otras cosas que no haces en la semana y demás. Pero no lo desahagas todo convirtiéndolo en un sinónimo de abundancia culinaria ni mala vida. Saca ventaja del fin de semana a tu manera, pero que esta no se contradiga con el esfuerzo que estás poniendo de lunes a viernes. Después de todo lo estás haciendo en la semana ¿verdad?

Siempre hay una excusa para no hacer ejercicio

Para empezar partamos de la base de que ninguna dieta o plan para adelgazar solo tiene que ver con la comida. Así no funciona y nunca lo ha hecho por lo que el ejercicio es fundamental. Ahora bien, para muchos el ejercicio cuesta horrores al momento de incorporarlo a la vida cotidiana y no es exactamente algo que se quiera o se considere como una prioridad. Y dadas así las cosas casi automáticamente salen a la luz los “no tengo tiempo”, “estuve muy ocupad@” o “las obligaciones familiares no me dejan margen”.

Pero la verdad es que si realmente te esfuerzas y pones de tu parte para lograrlo y ves que los resultados que estás obteniendo van de pocos a ninguno ¿en dónde están tus prioridades? ¿no crees que ya que te estás esforzando deberías darle al ejercicio el rol o el papel que verdaderamente cumple? No existen las excusas, solo la falta de prioridades. Y hay tantas maneras de entrenar, con ejercicios increíbles para quemar grasas en diez o quince minutos hasta tradicionales ejercicios que duran un poco más. De verdad lo digo, no hay excusas, quien quiere encuentra el tiempo, quien quiere puede, y esto realmente es así de simple.

Pasas hambre todo el día para terminar cenando como si hace una semana que no comes

Este es un clásico de las dietas, o mejor dicho del mal manejo de la comida en las dietas de moda. No tienes que pasar hambre para adelgazar, hacer dieta no es una sesión de meses de tortura. Y me animo a decir que si aprendes a elegir hasta puedes comer bien bien bien abundante y adelgazar de todas maneras. Volviendo al punto, lo que mucha gente hace es pasarla mal con la comida con la esperanza de bajar un poco más, o más rápido o ambas creyendo que así es mejor. Pero no, no lo es. No lo es para tu adelgazamiento ya que tu cuerpo se defenderá y todo lo que comas empezará a acumularse como grasa, ni tampoco lo es para tu fuerza de voluntad, y esto es comprobable en tan poco tiempo como la cena de hoy. Porque la has pasado tan mal en el día que llegas a la noche literalmente desesperad@ por comer, y no lo de la dieta sino LO QUE SEA. Y así vas minando tus esfuerzos y tu psicología y comes mal y comes mucho cuando todo esto podría haberse evitado facilmente.

Así que en vez de someterte a algo que es innecesario lo que tienes que hacer es aprender a distribuir mejor las comidas a lo largo del día para que no te de hambre en ningún momento y llegues a la noche satisfech@ y contenid@ dentro de los límites de la dieta. Come a intervalos regulares y disfruta de buenos macronutrientes en todas tus comidas. Come proteínas, grasas sanas y carbohidratos de calidad y obtendrás buena nutrición además de una sensación de saciedad que no te hará caer en atracones ni a media mañana, ni a la tarde ni mucho menos a la hora de la cena.

Te sales de la dieta para “ocasiones especiales”

Una cosa es tener un casamiento cada dos o tres meses y otra diferente es el cumpleaños de mi amiga el viernes, y antes festejar el día de la primavera y el otro viernes cumplir otro mes de amor con tu pareja y luego la cena con tus jefes…

Se entiende ¿verdad? No habrá dieta que resista semejante ajetreo. Y de última si tienes tal nivel de vida social o compromisos todos juntos habrá que evaluar algo muy simple, si en esa “ocasión especial” vale la pena dejar la dieta. Porque puedes tener toda la buena vida que quieras, pero si estás haciendo dieta la consecuencia natural sería que hagas dieta sin importar lo que se viene en tu vida. En lo personal no me gusta la palabra dieta en el sentido estricto de comer de manera restringida hasta adelgazar, prefiero pensar en comer saludablemente cuidando mi peso en todo momento y sabiendo qué me conviene comer y qué no dado el objetivo que tengo.

Como sea, si estás intentando adelgazar, pues inténtalo. Y punto. Esto quiere decir comprométete y deja de buscar excusas para comer lo que sea o no entrenar. Haz lo que tengas que hacer hasta que lo logres, y te garantizo que la satisfacción de lograrlo es mucho, pero mucho más grande que la satisfacción de comer algo rico y tirarlo todo por la borda cada vez que se pueda.

Es mi opinión que cuando uno emprende semejante objetivo lo mínimo que tiene que hacer es dejar de sabotearse. No te pongas trabas y da lo mejor de ti, y es casi seguro de que funcionará, y si no lo hicera busca otra manera hasta que lo logres. Y te aseguro que esta actitud por sí sola te garantiza el éxito en cualquier cosa que te propongas. En las palabras de un viejo actor “Retroceder nunca, rendirse jamás” 😛

3 comments
oscar - septiembre 20, 2011

Ó-le!!!!!

Responder
Monica Sanchez - agosto 15, 2013

como no desaplicarme

Responder
    @tucuerpoideal - agosto 19, 2013

    Es una cuestión de prioridades Monica, empieza de a poco, teniéndote paciencia y dando lo mejor de ti para progresar.

    Responder
Click aquí para agregar un comentario

Deja un comentario: