La mentalidad que te dará el cuerpo de tus sueños

Todos queremos tener la mejor versión posible de nuestros cuerpos. Pero me animo a decir que muchos carecen de la habilidad mental para mantener la perseverancia hasta lograrlo. Desarrollar una mentalidad apropiada para encarar los cambios que quieres lograr en tu cuerpo debería ser tu primer objetivo, incluso antes de embarcarte en alguna dieta o programa de ejercicios.

Muchos subestiman la importancia de los pensamientos que se tienen sobre el cuerpo, pero tener fortaleza mental es imprescindible para conseguir lo que queremos. Te daré un ejemplo de lo que comunmente se hace con relación a este tema:

Se busca y se compra alguna dieta de moda que es imposible de mantener, y que encima es poco saludable
Se empieza un programa de ejercicios con metas irrealizables para un plazo dado
No tienen la perseverancia para continuar en momentos de “debilidad”

Hablemos un poco de estos puntos y de cómo solucionarlos

Si alguna vez has visto esos comerciales que te dicen que tienes que beber algo hasta que adelgaces, ¡piénsalo otra vez! Tal vez pierdas algo de peso, sin embargo lo que en realidad estás haciendo es comprometer tu salud al privarle a tu cuerpo de todos los nutrientes esenciales que necesita. Se trata de sentido común, y hacer este tipo de dietas tiene el famoso efecto rebote. ¿Crees que puedes estar toda la vida viviendo a base de repollo?

Entonces, si te sientes identificado tal vez te estés preguntando qué dieta deberías hacer para conseguir el cuerpo que deseas. ¿Mi respuesta? Cambia tu mentalidad de lo irrelizable de muchos anuncios comerciales hacia la mentalidad de elegir las opciones correctas de alimentos. Comer bien es una elección de vida, no una moda que va y viene.

¿Qué significa esta mentalidad de comer bien?

Siempre, y quiero decir siempre, lee o infórmate sobre el valor nutricional de los alimentos que compres. Este hecho por sí sólo te hará perder peso rápido.
Ni siquiera pienses que comer mucho menos o dejar de comer te hará perder peso. En cambio come alimentos de calidad.
Atente a lo esencial: carbohidratos integrales, frutas, verduras, láteos, legumbres, etc

¿Esto significa que debes de dejar de comer postres, dulces y helados? En absoluto. Pero sí necesitarás limitar estas opciones a una o dos veces por semana. Pasemos ahora al otro punto,  el del ejercicio.

Muchos que empiezan un programa de ejercicios se ponen metas irrealizables. A menudo veo personas en el gimnasio que pagan todo por adelantado, sólo para dejar el gimnasio a las pocas semanas o meses. ¿Por qué lo hacen? Creo saber…

Vivimos en una sociedad donde todo el mundo quiere las cosas para ya mismo. Pero no tendrás el cuerpo de tus sueños de la noche a la mañana, ni tampoco en un mes. Tal vez no te guste leer esto, pero es la verdad de nuestro mundo actual, y lo trasladamos a todos los aspectos. Muchos ponemos espectativas irrealistas comparadas con el esfuerzo que estamos dispuestos a poner en nuestros objetivos. Mi consejo es que comiences de a poco, con pequeños objetivos, uno detrás de otro. Si lo haces ganarás en confianza y autoestima. Camina lento, pero constante hacia el cuerpo que siempre deseaste.

La persona promedio piensa: “quiero llegar bien al verano”, “quiero ponerme en forma”. Déjame decirte lo que sería otra manera de pensar: “voy a perder dos kilos por mes”, “caminaré una hora cada día hasta que llegue a los 5 kilómetros”…

Si te has pasado la vida buscando objetivos que nunca llegaron, empieza con algo que sea alcanzable, algo que sepas que puedes lograr ahora. Una vez que lo logres te preguntas “¿Qué sigue ahora?” Lo ideas, y vas por ello, y así… Siempre piensa en positivo, la confianza es algo que se construye.

Pasemos ahora al último punto, la perseverancia

Básicamente la perseverancia es lo que separa a quienes logran sus sueños de quienes sólo los mantienen en su mente. Cuando empieces a incorporar el ejercicio, a levantarte por las mañanas y a encontrarle el gusto a lo que haces, se te abre un abanico de posibilidades y la enorme oportunidad de empujar tus límites hacia puntos que nunca antes creíste que serías capaz de lograr. Estar sano y activo es una elección que puedes hacer y de la que siempre tendrás el control. Hacerlo contínuamente es extremadamente fácil y deja de ser una obligación cuando lo disfrutas. Y es una elección y una decisión que te toca hacer a ti, ya que nadie puede estar en control de tu salud más que tu.

Tu Cuerpo Ideal | Cuerpo Ideal

Click aquí para agregar un comentario

Deja un comentario: