La verdad sobre la pérdida de peso

A pesar de que uno habla mucho sobre ponerse en forma y cómo es la verdadera manera de lograrlo saludablemente, en este post quiero señalar algo que a menudo parece perderse y que en mi programa tiene una relevancia importante. Detrás de la pérdida de peso hay todo un trasfondo, y si tú o alguien que conozcas necesita perder peso presta atención porque este artículo puede significarlo todo.

Lo convencional sobre la pérdida de peso

Lo usual, lo común a la hora de adelgazar es pensar que se trata básicamente de un proceso fisiológico: levanta un poco de peso, estira un poco tal día, acelera tu metabolismo, incrementa tu actividad, reduce las calorías, no comas tres horas antes de dormir, etc, etc. En general todo esto es buen consejo.

El enfoque tradicional de médicos, nutricionistas y profesionales del fitness, que efectivamente es el que tienes que seguir, nos dice que las tres claves para la pérdida de peso son el ejercicio, la comida y el estilo de vida. Esto ES lo que tienes que hacer para bajar de peso. Pero no es todo lo que tienes que hacer…

Porque mientras el ejercicio, la comida y el estilo de vida son variables fundamentales e importantes, el mayor determinante para modificar el peso que tienes y cambiarlo por el que quieres se encuentra directamente sobre tu cuello. Tu actitud, tu mentalidad es lo que determina en mayor o menor medida el éxito o el fracaso ante la pérdida de peso.

La sicología de la pérdida de peso

Raramente se discute la pérdida de peso desde el punto de vista sicológico, y si alguna vez has luchado con tu peso entonces sabes que adelgazar es principalmente un proceso psicológico y emocional.

Nunca tuve problemas graves de sobrepeso pero al intentar cambiar mi composición corporal, cuando mi cabeza estaba en orden el cuerpo lo seguía. Al pensar diferente, elegía diferente y mi cuerpo reaccionaba a eso. Para algunos, su sobrepeso es principalmente una consecuencia de su manera de pensar, sus estándares y sus creencias.

Pero entre lo que determina el éxito en nuestra pérdida de peso se encuentran las actitudes, nuestros pensamientos, nuestro autocontrol, nuestra mentalidad y luego nuestras decisiones.

Sabemos lo que tenemos que hacer, pero no lo aplicamos. Nunca antes en nuestra época hemos estado más educados y sin embargo estamos más gordos que nunca. Y nunca hemos puesto mayores excusas ni hemos encontrado infinidad de razones para NO perder peso.

La mentalidad del “ahora mismo”

Muchos no quieren saber nada de este mensaje y algunos hasta se sienten ofendidos. Pero para lograr la pérdida de peso se requiere esfuerzo, sacrificio, trabajo duro y autocontrol, y ni hablar de disciplina. Pero no, en cambio preferimos hablar de lo último en dietas, las nuevas pastillas para adelgazar, el nuevo té, el nuevo accesorio, o ése nuevo libro o programa para adelgazar. “Necesito uno de esos” te dices como si lo viejo, lo que se ha comprobado que funciona no existiera.

¿La verdad? Queremos lo rápido, lo fácil, lo conveniente y lo que no sea doloroso. Somos la sociedad del “ahora mismo”. Y esa tan mal acostumbrada sensación de gratificación instantánea es lo que nos ha llevado en primer lugar a una gran generación de obesos.

Al igual que con la riqueza y con muchas de las cosas que consideramos importantes en nuestras vidas queremos una solución que no requiera esfuerzo o sacrificio, ni educación de nuestra parte. Y es ésa mentalidad la que nos mantiene a todos nosotros como sociedad gorda. Todos, o al menos la gran mayoría, sabemos lo que tenemos que hacer para bajar de peso en términos de educación, información y recursos, incluso en este blog tienes un enorme número de reportes gratuitos y hasta un libro gratis para descargar para bajar de peso, pero no hay que leerlo, porque requiere actuar al respecto…

¿Qué podemos hacer para que la pérdida de peso sea tal?

– Los cambios tienen que ser consecuencia de un cambio interno para que sean duraderos.

– Muchos de los que pierden un poco de peso, la gran gran mayoría, lo recupera. Dietas yo-yo, cambios de actitud temporarios y superficiales son comunmente la causa. Muchos no ven las horas de terminar con la dieta y el ejercicio que empezaron para volver a comer como antes o más, para volver a “sus vidas normales”. Y todo lo que hacen lo consideran una obligación odiosa que los aleja de los “placeres de la vida”.

– Si nos decimos que perder peso será doloroso, un proceso horrible ¿adivina qué? ¡lo será!. Tu actitud determinará los resultados, pero también cómo será el proceso.

– Mientras más pronto comencemos a dejar de buscar por lo rápido y fácil, más pronto comenzaremos a notar cambios reales.

– Tu cabeza, tu mentalidad y cómo encares la pérdida de peso determinará cómo comes, cuánto te ejercitas y cómo vives, lo que a su vez determinará tus cambios fisiológicos.

– La persona con sobrepeso que tenga todo el conocimiento, la educación y los recursos junto a una muy mala actitud, permanecerá gorda.

– La persona gorda con conocimiento limitado, recursos limitados pero con una gran actitud siempre, y quiero decir siempre producirá mejores resultados.

– Mientras más pronto comencemos a dejar de ponernos en forma para eventos como bodas, cumpleaños, vacaciones, y comiences a ponerte en forma para tu propia salud y vida, más pronto comenzarás a notar resultados más duraderos.

– La pérdida de peso no trata de encontrar el programa perfecto, se trata de que tengas la actitud correcta.

– Bajar de peso es un proceso complejo que involucra lo fisiológico, lo emocional y lo psicológico, y hay que prestarle atención a todo por igual.

– La gran mayoría de las personas con sobrepeso pone excusas. Puede sonar ofensivo pero he tenido infinidad de conversaciones con personas con sobrepeso y ellos saben que lo que digo es cierto. Puedes sentirte ofendida o educada (y actuar al respecto), es tu elección.

– Estar gordo no es un insulto, es un estado fisiológico que puede afectar tu salud y tu manera de disfrutar la vida.

– Tan pronto como seamos honestos con nosotros mismos, más pronto comenzaremos a tomarnos en serio nuestra manera de actuar con relación a ese sobrepeso y comenzaremos a hacerlo de manera real, práctica y sin mentiras. Probablemente dejes de preocuparte por beber gaseosas y hamburguesas con fritas porque es politicamente correcto y comenzar a preocuparte más por tus posibilidades de diabetes, cáncer y el gran abanico de posibilidades que la comida chatarra y sus derivados tiene para ofrecerte.

– Nos encanta jugar el juego de las culpas. Que la genética, que la familia, que los huesos grandes, que mi trabajo no me deja, que mis hijos no me dejan, que mi trabajo y mis hijos no me dejan. Seguramente coincidirás conmigo que Obama, el presidente de Estados Unidos, es una de las personas más ocupadas del mundo. Y sin embargo tiene todos los días 45 minutos de su tiempo para hacer ejercicio. Así que deja de poner excusas y de culpar a todo el mundo. Mientras más rápido te convenzas de que tu peso y tu salud son exclusiva responsabilidad tuya, y de nadie más, más rápido comenzarás a actuar al respecto.

5 comments
Rafael - octubre 24, 2011

Excelente publicación, me pareció sumamente interesante y acertada tu pensamiento, muy buena pagina, sigan así, saludos.

Responder
    Hector Rodriguez - octubre 26, 2011

    Excelente comentario me gusto… gracias por el aporte…pregunta lo puedo usar para una presentación..

    Responder
José Carlos - agosto 30, 2013

Pienso que más que una cuestión de sacrificio, sea una cuestión de información.

Hay muchas personas que todavía no conocen el riesgo de comer hidratos de carbono de rápida asimilación, piensan que con comer pastas, ensaladas, productos light y comer menos calorías de las que gastan y hacer ejercicio adelgazarán. Efectivamente lo harán pero cuanto tiempo… hasta que dejen de sacrificarse, de pasar hambre…

Lo importante es la información apoyada en la evidencia científica.

Yo he sido de esas personas que contínuamente estaba a dieta hacia ejercicio, pero que siempre volvía a coger peso (incluso más). Finalmente con la información, quitandome la venda de los ojos… comencé a alimentarme a base de grasas, proteinas e hidraos de lenta asimilación, realizando ejercicio como antes… consecuencia perdida de peso y grasa, mi metabolismo aprendió a consumir energía de los ácidos grasos y aminácidos y no de la glucosa venida de los hidratos de rápida asimilación…

En fín, pienso que primordial la información y actuar en consecuencia, y sí, algo de perseverancia en seguir nuestro obejetivo (comer sano), pero pienso que no es necesario ningún sacrificio…

Un saludo

Responder
Click aquí para agregar un comentario

Deja un comentario: