Las hormonas y la pérdida de peso

Algunas personas que tienen problemas para bajar de peso creen que un desequilibrio en sus hormonas puede ser la causa de su problema con el peso.

De hecho se ha documentado que existen condiciones en las que un desequilibrio hormonal puede tener un impacto negativo en el metabolismo, pero también se ha revelado que estas condiciones sólo afectan un pequeño porcentaje de la población obesa y que lo cierto es que la mayoría de las personas con sobrepeso simplemente comen demasiado y/o se ejercitan muy poco.

Las hormonas son poderosos “mensajeros químicos” que causan que el cuerpo haga ciertos cambios que pueden afectar el peso corporal. El perfil de nuestras hormonas cambia de día a día y a menudo afectan el humor, el metabolismo y los niveles de energía. Cualquier cambio en el balance de las hormonas tiene un cambio, y es importante señalar que esos cambios dependen en gran parte del estilo de vida que llevamos.

En otras palabras, un incremento o una disminución en una hormona específica es el resultado del cuerpo adaptándose al nivel de actividad que elegimos tener. Por ejemplo, cuando un hombre se vuelve menos activo a menudo sucede una reducción gradual en los niveles de testosterona en la sangre. La testosterona es conocida por estimular el metabolismo y tiene el beneficio de ayudar a reducir los niveles de grasa, por lo tanto una disminución en esta hormona puede resultar en una ganancia de peso en hombres.

Lo opuesto sucede con un estilo de vida más activo. El ejercicio regular crea la necesidad del cuerpo de adaptarse al incremento en el estrés que provoca la actividad. Para lograr esta adaptación suceden cambios hormonales y se aceleran las reacciones químicas involucradas en la recuperación, un proceso que acelera el metabolismo. El cuerpo cambia el perfil hormonal porque el ejercicio hace que los músculos se rompan, por lo tanto sucede una adaptación.

Básicamente nuestras hormonas pueden hacer una gran diferencia en el resultado de nuestro físico y pueden influir en la pérdida de peso, pero en vez de tener a nuestras hormonas trabajando en contra nuestro lo que sucede es que se adaptan al estilo de vida elegido por la persona. Para que nuestras hormonas trabajen para nosotros tenemos que darle a nuestro cuerpo un estilo de vida activo y saludable.

Click aquí para agregar un comentario

Deja un comentario: