Líbrate de la grasa sin perder músculo

Este artículo es quizás uno de los más complicados que he escrito, pero también uno de los más útiles, puesto que al final de él entenderéis cómo mejorar vuestra composición corporal ( perder grasa y ganar o mantener el músculo ) con unos cambios sencillísimos en la dieta.

No voy a escribir el típico artículo que habla de reducir hidratos de carbono y bla, bla bla. Quiero hablar de procesos que van mucho más allá, de cambiar grasas por grasas por ejemplo (no, no he perdido la cabeza…) Hay diversos tipos de ácidos  grasos: saturados, insaturados, poliinsaturados… cada uno con una estructura molecular y funciones completamente distintas.

Me voy a centrar en los ácidos grasos Omega3 que tan de moda se están poniendo ahora, y no es casualidad, esta moda tiene una razón de ser. Es un tipo de ácido graso que ha ido disminuyendo en la dieta moderna, pero debe volver a introducirse, y debe llegar a ser un componente que todos tengamos en cuenta a la hora de hacer la compra para la semana.

Y os preguntaréis cómo va a ayudaros a perder grasa el pensar en un ácido graso, verdad?
El Omega3 permite al cuerpo oxidar grasas en momentos en los que esta oxidación es prácticamente nula.

Sabemos que la ingesta de carbohidratos y la quema de grasas es contraria, pues los carbohidratos activan la Insulina, que a su vez  provoca la formación de cierta molécula que se dedica a crear moléculas de grasa, por así decir llamaré a esta molécula la molécula X.

Aquí va lo interesante de este artículo, los ácidos grasos Omega3 van a impedir que la molécula X se forme, y van a conseguir que las moléculas X formadas trabajen menos, es decir, inhiban en menor medida la oxidación de las grasas.

Se ha demostrado que la molécula X es responsable de cambiar el metabolismo de oxidación de grasas por el de oxidación de carbohidratos durante el ejercicio. Un aporte de Omega3 nos dará la posibilidad de quemar más grasas durante el ejercicio!

Una dieta rica en Omega3 nos ayudará a perder esa grasa que queremos quitarnos de encima potenciando los mecanismos de oxidación de grasas de nuestro organismo. Potenciará también los mecanismos de oxidación de células como mitocondrias y peroxisomas ( pero esta parte vamos a dejarla para otro día… )

Ahora bien, no quiero que corráis a comer Omega3 como locos y locas, no deja de ser un ácido graso y hay que tratarlo como tal, lo que sí quiero que hagáis es que analicéis vuestra dieta, localicéis todos los ácidos grasos saturados,monoinsaturados  y poliinsaturados e intentéis sustituirlos por Omega3, sustituir 6 gramos de estos ácidos grasos sería suficiente para provocar esta quema de grasas.

No perderéis 10 kilos en un mes, esto ni es sano ni es viable, perderemos progresivamente, sin haber hecho casi nada, esa grasa que nos sobra sin afectar a la degradación del músculo que tanto cuesta conseguir. No hace falta decir que una dieta rica en Omega3 disminuye el riesgo de enfermedades cardíacas,  diabetes-2, etc.

Como siempre, podéis comentar cualquier duda que tengáis a través de los comentarios aquí mismo o en Twitter, y también puedes conocer nuevas maneras de entrenarte y conseguir resultados pinchando aquí

2comments
Patricia - septiembre 6, 2013

Hola Andrés, que interesante lo que mencionas acerca del omega 3. Tengo varias preguntas, quizás no sean tan sencillas de responder, pero aquí van…, el omega 3 de los pescados azules se pierde al cocinar el pescado? Es mejor tomarlo crudo? cual es la pauta dietética semanal gramos por semana? Si se pierde el omega 3 con la cocción, es necesario suplementarse con omega 3? Cuál fuente es más recomendable, aprovechable o asimilable la del pescado o la vegetal (del lino, semillas de chía) y finalmente, la dosis diaria recomendada.

Responder
    @tucuerpoideal - septiembre 17, 2013

    Patricia, creemos que hay una manera más sencilla de llevar tu nutrición. Los pescados azules son los que mayor contenido de grasa tienen y si los comes dos veces por semanas obtendrás beneficios fantásticos. Otras fuentes de omega 3 son las nueces, las semillas de lino y las de chia. Te recomendamos que incluyas todas esas fuentes distribuidas a lo largo de la semana para obtener una buena cantidad de omega 3 en tu nutrición. Tu manera de comer no tiene por qué ser algo complicado, no tienes que medir a la perfección ni tampoco pasartela pesando la comida ya que esto es imposible o se vuelve una tarea tediosa que terminarás odiando. Lo mejor es trabajar con estimados, aprender qué alimentos te hacen bien y comer más de ellos, y aprender qué alimentos no son buenos y directamente no comerlos. Esperamos que te sirva nuestra opinión. Un saludo.

    Responder
Click aquí para agregar un comentario

Deja un comentario: