Motivacion para el ejercicio

Entrar en una rutina para hacer ejercicio regularmente a veces no es fácil. De hecho, para quienes recién empiezan puede ser algo muy difícil. Lo segundo más difícil es mantenerse en esa rutina. Nos aburrimos, nos distraemos, nos lesionamos, o estamos ocupados, o enfermos, o cualquier otra cosa. La realidad es esa, que nos cuesta mantener la motivacion para el ejercicio.

Me sorprende cómo dejamos nuestro bienestar como si fuera una prioridad “de segunda mano”. Y no creas que esto es patrimonio de principiantes, a todos nos cuesta a veces levantarnos y saber que tenemos que correr diez kilometros ese día por ejemplo.

Como conseguir y mantener la motivacion para hacer ejercicio

Según cómo lo veo yo, nos cuesta mantener la motivacion para el ejercicio porque hacerlo nos lleva a salirnos de nuestra “zona de comfort”, nos lleva a una situación de esfuerzo y de incomodidad que muchas veces no estamos dispuestos a experimentar, aún sabiendo todos los beneficios que el ejercicio puede darnos.

Afortunadamente ahora hay un montón de opiniones e ideas para motivarnos y mantenernos motivados ¿Son alguna de estas la clave para lograrlo? El tiempo lo decidirá, pero veamos algunas cosas que han ayudado a otras personas, y tratemos de extraer alguna idea o dos que nos ayuden con este tema:

– Si eres principiante, encuentra algo que te guste hacer. Existen infinidad de opciones cuando se trata de maneras de ejercitarse. Si juegas bien con otros, únete a algún equipo. si quieres aprender nuevas habilidades prueba el yoga, Tai Chi o karate. O si te aburre estar encerrado prueba el ciclismo, alpinismo o el senderismo por ejemplo.

– Elige un momento del día que sea bueno para ti. Si la idea de saltar de la cama temprano en la mañana e ir al gimnasio no te agrada en absoluto, entonces no planifiques tus entrenamientos como el primer asunto de la mañana. Tal vez algún día te guste levantarte temprano, pero si no lo haces no quieras matar dos pajaros de un tiro. Dos hábitos a desarrollar al mismo tiempo puede ser complicado, y no conseguir resultados en uno puede llevar de la mano al otro.

– Asegúrate de hacer algo que sea “conveniente”, como tomar clases en un gimnasio que quede camino a tu casa o trabajo. Si tu rutina de ejercicios es un inconveniente, entonces no la harás. Así que pon una cinta enfrente de tu televisor, corre en un parque cercano o reemplaza el auto por la bicicleta por ejemplo.

– Prueba cosas nuevas. Mientras más variedad tengas en tu actividad física, más sano estarás. Esto es así porque diferentes ejercicios trabajan diferentes músculos, articulaciones y órganos, lo que asegura un estado físico completo. Prueba un nuevo deporte, disciplina o ejercicio cada semana.

– Elimina las oportunidades para las excusas. Hablando de variedad, es bueno contar con diferentes opciones para alternar entre unas y otras. Tal vez te gusta correr, pero justo ese día hace frío y llueve. Para momentos como este, es bueno contar con una rutina de ejercicios con pesas, yoga o lo que sea que puedas hacer. Básicamente, si quieres estar en forma, simplemente lo haces ;). En serio! sin excusas. Nunca olvides que incluso algo pequeño ayuda. Si te perdiste un día, no hay razón para tirar toda la semana por la ventana, incluso cinco minutos de lo que sea que te ejercite cada día es mejor que nada.

– Recuerda que el bienestar o ponerse en forma es algo que sucede de adentro para afuera. Mucha gente abandona porque no ve resultados, pero la verdad es que los resultados más importantes son invisibles. Antes de que estés delgado tus órganos se limpiarán de grasa y toxinas, tus articulaciones se volverán más flexibles y tus músculos y sistema inmune se fortalecerán. Ten en cuenta que a pesar de que no puedas ver nada todavía, una transformación sorprendente se está llevando a cabo.

– Recompensate sabiamente. Un premio por ponerte en forma no debería ser comer una torta o tirarse a holgazanear. Recompénsate con un buen baño, unos masajes, un paseo por la playa o compra ropa nueva.

– Haz actividades con tus amigos. Apúntate para tomar clases de Pilates con tu pareja o amigos. Pueden motivarse el uno al otro, y desafiarse constantemente a mejorar. Despues de todo la vieja presión social también nos impulsa a superarnos y a querer mejorar.

– Adelgazar, ganar músculo, bajar de peso, eliminar grasa, estar en mejor forma. Tu objetivo inicial para empezar a hacer ejercicio puede ser una poderosa motivacion. Imagina tu objetivo y vívelo en tu mente. Antes de que puedas notarlo habrán pasado los días y seguirás firme en tu plan. Hazlo. La mente importa!

Prueba cualquiera de estos consejos o todos. Es cierto, habrá días en que será duro, pero con un pequeño esfuerzo inicial irás desarrollando un hábito saludable y la motivacion será el ejercicio en sí mismo. Al principio podrá parecerte una tortura, pero eventualmente encontrarás la satisfacción de hacerlo, además de sentirte alegre, con vitalidad y energía. Tu motivacion puede subir y bajar, pero la garantía que el ejercicio regular te ofrece es que un día te lavantarás, te mirarás en el espejo y se notarán tus músculos, entonces te darás cuenta de que te sientes mejor y te ves mejor de lo que alguna vez creíste posible.

Click aquí para agregar un comentario

Deja un comentario: