Motivación, saliéndose del promedio

 

Cualquier persona que ha logrado algo importante en su vida ha tenido tal fuego interno que ha hecho todo lo necesario para hacer realidad ese cambio. Hambre, pasión, ardiente deseo, ambición, querer más son todas frases que reflejan una manera de pensar y de actuar de personas que a pesar de los numerosos obstáculos persisten. Quien posee una tremenda emoción por algo al final de cuentas lo logra, tiene éxito en lo que emprende…

Cuando tienes la necesidad de algo esa necesidad te trae ideas, planes y conductas para conseguir eso que necesitas o deseas. Surge la mentalidad de que no existe el fracaso y de que nada es imposible. En definitiva estás altamente [email protected]

Pero ¿cómo se consigue esa motivación?

Por un lado puedes alimentarla de manera externa hablando con personas que te inspiren, ver videos, escuchar música, leyendo libros, biografías, citas y demás. Pero por otro lado está la cuestión de cómo haces tú para sentir ese fuego interno que te lleva a actuar. ¿Es posible conseguir esa motivación o se nace con ella? Yo creo que todos nacemos con lo esencial, y que lo demás se consigue. Y la manera es alimentando el deseo una y otra vez, una y otra vez hasta que se llega al punto en que la necesidad es tan grande que no puedes no actuar, es inevitable. Si tan solo pudieras llegar a ese punto te sorprenderías de lo que eres capaz de lograr…

No importa la magnitud de lo que deseas

¿Cuál es el punto de ser promedio? ¿De ser como todo el mundo, de verte como todo el mundo? No estoy en contra de quienes lo son o quieren serlo, cada cual puede ser lo que quiera, pero ése es exactamente mi punto: con motivación puedes querer lo que sea, y lograrlo. A lo que voy es que ser realista o querer algo promedio es en la mayoría de los casos una zona de comodidad, un lugar seguro que en última instancia si no logras lo que te propones no pasa nada. No fallas porque no te arriesgas ni cometes errores, y por supuesto tampoco logras algo que se exceda del promedio.

Lo que quiero decir es que puedes ser o lograr lo que quieras, si lo crees y comienzas a sentir que puedes…

A veces, como sucede en este mundo del fitness, cuesta mantenerse motivado cuando todo lo que has probado no dio resultados. Pero ese no tienes que ser tú, no tienes que rendirte y bajar los brazos. De hecho si alimentas ese fuego interno te aseguro que encontrarás la manera de lograrlo.

Quítale poder a las cosas que te lo quitan a ti

No vale la pena escuchar a un panzón en el gimnasio que te dice cómo tienes que hacer abdominales o cómo tiene que ser tu rutina. Este ejemplo sirve para graficar algo que recomendamos: desarrollar una especie de inmunidad ante las personas o situaciones que nos quitan el poder de hacer lo que en verdad tenemos que hacer. Tienes que aprender a tomar distancia de lo negativo y lo que te retiene. Y tienes que comprender que elegir lo que quieres lograr siempre será una opción que tienes, y que además tienes la opción de creer en ti, la opción de trabajar en tu motivación, la opción de entrenar, la opción de comer mejor y más sano, la opción de aprender y la opción de mejorar.

Desde ya podemos asegurarte que sin cimientos fuertes (entiéndase motivación), tu camino hacia un cuerpo mejor es muy cuesta arriba.

Cambiar tu cuerpo es un desafío en el que todo depende de ti y tú y solo tú tienes la entera responsabilidad por tu éxito. Sí, puede haber un sistema de apoyo en tu pareja, familia o amigos, pero el esfuerzo al máximo en el gimnasio te toca a ti, ser correcto con tu alimentación es algo que solo tu puedes hacer, y tú tienes que ser constante hasta que lo logres y por el tiempo que haga falta, y tú tienes que aprender las habilidades para seguir un sistema que te funcione, y tú eres quien tiene que hacer todo esto todos y cada uno de los días…

No importa la genética porque cambiar tu cuerpo es posible con o sin ella, tampoco importa conocer a las personas correctas ni a los entrenadores correctos, ni tampoco conocer algún secreto que los demás no conocen. Importa que saques a relucir esas fuerzas enormes que tienes, importa que dejes de esconderte detrás de los “no tengo tiempo”, “los resultados no son tan rápidos como esperaba”, “me duele la cabeza” o “estoy demasiado [email protected]/[email protected]/[email protected]”, o “la semana que viene”, o “el lunes empiezo” y la larga lista de no puedos/quiero que solemos poner una y otra vez y seguimos siendo personas promedio sin querer serlo.

Tu cuerpo es la plataforma perfecta para que finalmente comprendas que puedes lograr lo que sea y probarte a ti [email protected] de lo que eres capaz. Información para lograrlo sobra. No seas promedio si no quieres serlo, no tengas un plan de respaldo por las dudas. Hazlo funcionar, encuentra la manera, apunta a la mejor versión de ti [email protected], apunta tan alto como quieras, y hazlo.

No es fácil, cambiar tu cuerpo es una tarea que lleva tiempo, compromiso, dedicación y unas incansables ganas de ser mejor de lo que eres. Pero de todas maneras hazlo, porque con el tiempo serás una persona que lleva consigo una medalla que pocos son capaces de llevar: la medalla del orgullo, los logros y la superación personal. Tu cuerpo lo reflejará, pero tu caracter te dirá que cambiar tu cuerpo es solo el principio de todo lo que en verdad puedes lograr, y pronto llegarán los logros con tus relaciones personales, con tu profesión y así con todo lo que quieras. El requisito seguirá siendo el mismo, ese deseo ardiente de querer algo hasta el punto de lograrlo.

Click aquí para agregar un comentario

Deja un comentario: