Por qué te acalambras y cómo lo solucionas

calambres

Los calambres, esos espasmos intensos que suelen sucedernos a veces, son unas contracciones musculares involuntarias en una o más partes del cuerpo y cuyo resultado es un dolor de distinta intensidad pero momentáneo. El dolor no dura mucho y puede variar de unos pocos segundos a unos diez o quince minutos. En cuanto a los calambres en sí estos pueden suceder en cualquier parte del cuerpo pero los más comunes suceden en los cuádriceps, los femorales y las pantorrillas.

Los más comunes pueden suceder en el abdomen, los brazos, las plantas de los pies, las manos y en general puedes acalambrarte en cualquier parte del cuerpo; y puede padecerlos cualquier persona de cualquier edad y sexo.

Entre las razones más comunes que los causan se encuentran la deshidratación, desequilibrios nutricionales o falta de nutrientes, deficiencia de calcio, falta de minerales, fatiga de músculos excesivamente trabajados, falta de potasio y también de magnesio.

Durante el ejercicio son comunes, principalmente cuando a alguna de las causas mencionadas arriba se le suma una contracción muscular frecuente sin la debida relajación muscular. Entrenamientos excesivamente intensos resultarán en el vaciamiento de electrolitos, sobreentrenamiento y deshidratación, lo que ocasiona muchos calambres y hasta desgarros si no se cesa la actividad inmeditamente ante los primeros dolores.

¿Cómo prevenirlos?

Uno de los remedios para hacerlo es a través de tu alimentación. Entre las principales causas de calambres se encuentran bajos niveles de sodio, potasio, calcio y magnesio, y todo ello podemos obtenerlo principal y preferiblemente de la comida.

Come

– queso
– naranjas
– bananas
– pomelos (toronjas)
– tomate
– papa
– arvejas
– leche
– yogurt
– frutos secos
– verduras de hojas verdes
– legumbres
– semillas

Adicionalmente y ya que la deshidratación también es parte muy importante de las causales de calambres, bebe mucha agua.

Otras maneras de prevenir los calambres musculares son

– Evita la fatiga muscular moderando el esfuerzo de tu rutina de ejercicios. Al mismo tiempo haz rutinas de ejercicios completas y saludables.
– Calienta debidamente antes de ejercitarte o hacer algún deporte
– Haz estiramientos, en especial de las piernas que son los músculos que más suelen acalambrarse.
– Si el esfuerzo en tu actividad es muy intenso prueba bebiendo alguna bebida deportiva que te ayude a mejorar tus niveles de sodio, potasio, calcio y magnesio en tu cuerpo.

Ahí lo tienes… Por qué te acalambras y cómo lo solucionas 😉

1 comment
Fitness en la red (LXXXVIII) | Metronius - agosto 17, 2013

[…] mayor pérdida por sudor, los calambres pueden ser frecuentes, por eso, citamos este artículo de tu-cuerpo-ideal.com donde nos cuentan por qué nos acalambramos y cómo […]

Responder
Click aquí para agregar un comentario

Deja un comentario: