Por qué tienes que comer granos enteros

Mucho decimos de los granos enteros y de la importancia que ellos tienen en la dieta saludable a la que deberíamos apuntar. Y es que los granos enteros contienen una gran cantidad de vitaminas y minerales que están contenidos de manera natural, no están recontra procesados ni tampoco son reemplazados por manufacturas finales. De la misma manera los granos enteros contienen la valiosa fibra que se pierde cuando el grano se refina, y que obviamente no se reemplaza.

A primera vista uno puede darse cuenta de que los granos enteros son buenos, pero hay más…

– Asisten en la digestión limpiando los intestinos
– Controlan el apetito por el contenido de fibra que da saciedad más rápido
– Reducen el colesterol
– Remueven toxinas
– Regulan el azúcar en la sangre porque al ser un tipo de carbohidrato complejo éste se metaboliza lentamente sin disparar esos “picos de azúcar”
– Mejora y restaura el sistema digestivo

Hay muchas cosas para decir sobre los granos enteros. Entre ellas que con solo comerlos y si uno no cambiara nada más que eso se puede comenzar a perder peso, o al menos detener el aumento. Así que lo que se dice de que no hay comer carbohidratos vuelve a caer, ¡obvio que hay que comerlos, es el sistema de energía primario del cuerpo humano! Simplemente hay que saber elegir cuáles son los que tienes que consumir, uno de ellos son los granos enteros, y tienes que aprender a diferenciarlos de los granos refinados.

Y como si esto fuera todo los granos enteros también se han asociado con la reducción de riesgos o problemas de cardiacos. Las investigaciones atribuyen esta gran característica a los fitonutrientes de los granos enteros.

Así que si ya estás [email protected] la que sigue es una lista de algunos granos enteros que puedes comenzar a comer ahora mismo, porque además son muy económicos.

trigo integral
avena
centeno
arroz integral
pastas integrales
escanda
amaranto
germen de trigo
alforfón
brotes de alforfón
quinoa
cebada
mijo
harina de maíz

Para comenzar a consumirlos una buena idea es ir dejando todos los granos refinados de lado y comenzar a introducir una comida hoy, otra mañana y así hasta reemplazarlos a todos. Como pequeña recomendación cuida de no comerlos de golpe porque pueden venir la hinchazón y los gases. Por todo lo demás luego que tu cuerpo se acostumbre a la fibra come tanto como quieras dentro de una alimentación balanceada. Ya terminando, si compras productos empaquetados asegúrate de los productos digan “integrales” o “de grano entero” (esto aplica a los panes, pastas, arróz, harinas generalmente).

Click aquí para agregar un comentario

Deja un comentario: