Porciones pequeñas para reducir calorias

Una de las causas por las que no se pierde peso es el tamaño de las porciones. Un plato de comida en un restaurante es en promedio 4 a 6 más grande que las porciones recomendadas. En el mercado, las etiquetas nos dicen las calorías contenidas en una porción, pero incluso en estos productos a menudo contienen tres o cuatro porciones en el.

Una fórmula simple: menor tamaño en porciones para reducir calorias

En general estamos acostumbrados a terminar lo que sea que pongan delante nuestro. Esto es porque vemos la comida como una unidad que necesita ser ingerida para que nos sintamos satisfechos.

De hecho estudios han mostrado que un plato más pequeño puede hacerte sentir tan satisfecho como un plato grande. Desafortunadamente estamos mentalmente acostumbrados a que satisfacción o sentirse lleno significa comer todo lo que hay en el plato, y en el proceso consumimos un montón de calorias extra.

Y así es como llegamos, y a veces sobrepasamos, el umbral de la obesidad. Sin embargo para bajar de peso la solución no está en vivir a base de fresas y sopas, sino en consumir porciones más pequeñas de las comidas que disfrutamos. De esta manera podemos reducir significativamente nuestra ingesta calorica diaria sin privarnos de ese gran placer que es para mucho de nosotros comer.

Pero quiero aclarar algo en este punto. De lo que estamos hablando aqui es de una manera muy simple y efectiva para COMENZAR a bajar de peso. Lo ideal es llevar una alimentacion saludable y un plan de ejercicios diario, esa es la manera más fácil, efectiva y saludable de reducir calorias y bajar de peso. Si tus hábitos alimenticios son un desastre, bueno no esperes que el consejo de reducir el tamaño de las porciones haga maravillas. Esto es tremendamente efectivo si tienes más una inclinación hacia la alimentación saludable y equilibrada que a consumir comida chatarra en todas y cada una de tus comidas.

Conociendo el verdadero tamaño de las porciones

El tamaño de las porciones es mucho más pequeño de lo que la gente piensa. Las porciones promedio contienen entre 90 y 160 calorias. Los alimentos que son muy densos en calorías vienen en porciones muy pequeñas. Por ejemplo, 40 gramos de una torta de queso contiene 130 calorias. Por otro lado, 40 gramos de una comida como la lechuga o la espinaca apenas contiene 10 calorias y llenan una ensaladera.

Los ejemplos anteriores son un buen punto que generalmente puede aplicarse a que lo que comemos, lo que es denso en calorias tienden a ser poco saludables. Por otro lado, los alimentos naturales bajos en calorias tienden a ser más nutritivos y con mucha menos grasa.

La clave para reducir calorias es conociendo el contenido de calorias de las comidas que consumes, y comer porciones pequeñas de alimentos que son densos en calorias, y porciones moderadas de comidas con bajas calorias.

Reduce el tamaño de las porciones y reduciras calorias

Existen algunas maneras realmente simples para que la reducción de las porciones no sea algo tremendamene doloroso y que se puedan reducir tambien las calorias.

Para empezar, siempre comienza una comida con una gran ensalada o un plato de sopa. Comenzar a llenarse con alimentos bajos en calorias te permitirá evitar las grasas y los carbohidratos que le siguen.

Utiliza platos más chicos para ayudar a regular las porciones. Pon en la mesa grandes ensaladeras y pequeños platos de carno y papas hervidas. También puedes probar de sevir los platos en la cocina en vez de la mesa.

Mejor aún, puedes evitar el problema de comer un segundo plato cocinando menos. Puede generar quejas o molestias al principio, pero es una manera tremendamente efectiva de evitar consumir calorias innecesarias.

Si sales a comer afuera come la mitad de lo que hay en el plato y lleva la otra mitad a tu casa. De esta manera conviertes una comida en dos, y el ahorro de calorias es inmenso.

Las porciones pequeñas y la pérdida de peso

Para eliminar medio kilo necesitamos quemar un poco más de 3500 calorias. Esto significa que si reducimos un exceso de 500 calorias de nuestra alimentación de cada día, entonces puedes perder cerca de medio kilo por semana, de manera segura y permanente.

Las porciones pequeñas nos permiten disfrutar de una gran variedad de comidas más a menudo. Si consumimos menos calorías ahora, todavia podemos consumir alimentos que disfrutamos. Pero si comes mal, y en exceso, tu salud irá cuesta abajo y, algún día te encontrarás en un hospital y esta vez si estarás comiendo sólo fresas y sopa, te guste o no.