Los Mejores 11 Alimentos Probióticos Naturales Para Tu Salud

Alimentos Probioticos Naturales

Probablemente hayas escuchado o leído acerca de las virtudes de los alimentos probióticos naturales en revistas de salud o en las etiquetas de los yogures.

Los probióticos son bacterias vivas que se pueden encontrar naturalmente en ciertos alimentos, y por lo general, se trata de alimentos que han pasado por un proceso fermentativo que activa estas bacterias saludables.

Son muchos los beneficios que ofrecen los probióticos a nuestro intestino y cuerpo en general. La importancia de tener una flora intestinal saludable ha sido un tema de mucha importancia para la sociedad actual. Por esto te presentaremos una lista con los 11 mejores alimentos probióticos para que puedas incluirlos en tu dieta.

1.- Chocolate Negro

barra de chocolate negro

El chocolate negro es un gran aliado para la salud de tu intestino. Esto porque se ha encontrado que es una fuente de prebióticos y probióticos. Y es que el chocolate es en realidad un alimento fermentado.

Para obtener los beneficios, los investigadores de la ACS recomiendan que el chocolate tenga un contenido de 70 por ciento o más de cacao.

Además de que el chocolate negro contiene vitaminas y minerales clave, los investigadores afirman que posee excelentes beneficios para la flora intestinal.

Las bacterias intestinales que son buenas para tu cuerpo se descomponen y fermentan los compuestos que hay en el chocolate negro. Este proceso crea efectos antiinflamatorios, beneficiando a la salud de tu organismo.

El cacao en sí, es alto en antioxidantes y otros compuestos naturales que son beneficiosos para la salud cardiovascular y el control de peso. De hecho, son muchas las propiedades distintas para la salud que se le han atribuido al chocolate negro.

El chocolate negro es entonces un alimento con características probióticas. Esto quiere decir que promueve un microbioma intestinal más saludable.

2.- Guisantes verdes

guisantes verdes o judias verdes

Existen en los guisantes, polifenoles llamados coumestrol. Estos han sido reconocidos por su capacidad de protección contra el cáncer de estómago.

En un estudio realizado en la Ciudad de México se llegó a la conclusión de que el consumo diario de guisantes verdes junto con otras legumbres disminuía el riesgo de cáncer de estómago, sobre todo si se ingieren dos o más miligramos de este polifenol. (En una taza de guisantes podemos encontrar alrededor de 10 miligramos de coumestrol).

Un estudio encontró que los guisantes verdes contienen probióticos potentes que están asociados con la fermentación en condiciones de baja temperatura.

Estas bacterias estimulan tu sistema inmunológico, ayudando a proteger la barrera gastrointestinal que es la primera línea de defensa contra los microorganismos malignos y toxinas.

3.- El Chucrut

plato con chucrut

El chucrut es hecho a partir de col lacto-fermentada (y a veces otras verduras). El chucrut no sólo es extremadamente rico en cultivos vivos saludables, sino que también puede ayudar a reducir los síntomas de la alergia.

Se caracteriza por contener compuestos naturales que poseen potentes propiedades contra el cáncer y ayuda a adelgazar. Cuando no se ha pasteurizado, es rica en una bacteria llamada Lactobacillus, incluso más que en el yogur, la cual aumenta la salud en el tracto intestinal, refuerza el sistema inmunológico e incluso mejora la salud general.

El chucrut que a veces es conseguido en tiendas puede que sea un producto pasteurizado y preparado con vinagre, lo cual no ofrece las bacterias beneficiosas, aunque imite el mismo sabor distintivo amargo que tradicionalmente se produce por el ácido láctico fermentado.

Además de sus cualidades probióticas, la chucrut es rica en fibra, vitaminas C, B y K y además es alta en hierro y manganeso.

4.- El Miso

sopa miso probiotico natural

El miso es un gran aliado de la medicina tradicional japonesa y se utiliza comúnmente en la cocina macrobiótica como un regulador digestivo. Se hace tradicionalmente fermentando soja con sal y un tipo de hongo llamado koji.

También se puede hacer por la mezcla de soja con otros ingredientes, como la cebada, el arroz y el centeno.

No sólo se trata de una proteína completa (ya que contiene los 9 aminoácidos esenciales) porque proviene de la soja, sino que también estimula el sistema digestivo, fortalece el sistema inmunológico y reduce el riesgo de múltiples cánceres.

El miso es típicamente salado, y se puede comprar en muchas variedades, como blanco, amarillo, rojo y marrón.

Más allá de sus efectos positivos en el intestino, se cree que el miso también puede ayudar a neutralizar los efectos de la contaminación ambiental, alcalinizar el cuerpo y detener los efectos carcinogénicos en el sistema.

Además, es una buena fuente de fibras y varias vitaminas, minerales y fitonutrientes, incluyendo vitamina K, manganeso y cobre.

5.- Kombucha

vaso de kombucha

Kombucha es una bebida fermentada ligeramente efervescente Este popular té es hecho por la fermentación de una amistosa colonia de bacterias y levaduras, conocida como Scoby. Se consume en muchas partes del mundo, especialmente en Asia.

El té de Kombucha es un té oscuro que ha demostrado aumentar la energía y ayudar en el proceso de digestión natural del estómago.

Esta forma de té fermentado contiene una gran cantidad de bacterias intestinales sanas. Se ha utilizado durante siglos y se cree que puede ayudar a aumentar la energía, mejorar el bienestar, e incluso ayudar a perder peso.

Son muy pocos los estudios que existen sobre la kombucha, y por los general son estudios con animales y tubos de ensayo, y los resultados pueden no ser aplicables a seres humanos.

Sin embargo, debido a que la kombucha se fermenta con bacterias y levaduras, probablemente tenga beneficios para la salud relacionados con sus características probióticas.

6.- Kéfir

kefir de agua o de leche

El kéfir es una combinación entre el yogur y leche, y es una deliciosa forma de administrar probióticos y vitaminas a nuestro cuerpo. El kéfir es una bebida de leche probiótica fermentada que se hace añadiendo granos de kéfir a la leche de vaca o de cabra.

Estos granos de kéfir no son como cualquier grano de cereal, sino que son cultivos de bacterias de ácido láctico y levaduras que se parecen un poco a la coliflor pero que ayudan a mantener una flora intestinal saludable.

Además de ser uno de los alimentos probióticos más conocidos, el kéfir puede mejorar la salud de tus huesos, tratar algunos problemas digestivos y proteger contra varios tipos de infecciones.

Y a pesar de que el yogur es más conocido por las personas, el kéfir es en realidad una mejor fuente de bacterias saludables. Al igual que el yogur, el kéfir también es tolerado por personas que son intolerantes a la lactosa.

7.- Pepinillos

pepinillos como alimento probiotico natural

Los pepinillos son otra opción vegetariana fermentada clásica. Pero es importante distinguir que no todos los pepinillos son fermentados. Para poder obtener los beneficios probióticos debes asegurarte de que los pepinillos sean fermentados y no solo estén en vinagre.

Es preferible si haces tus propios pepinillos fermentados, y otras verduras, en casa ya que pueden contener mayores propiedades probióticas. Estos simplemente son pepinos que han sido conservados en una solución de sal y agua.

Se dejan fermentar durante algún tiempo, usando sus propias bacterias de ácido láctico que se encuentran naturalmente presentes. Este proceso es lo que los hace agrios.

Lo creas o no, los pepinillos comunes son una excelente fuente de probióticos. Estos encurtidos son una gran fuente de bacterias probióticas saludables, que pueden mejorar la salud del tracto digestivo. Además, son bajos en calorías y contienen una buena fuente de vitamina K.

8.- Natto

plato de nato

Se trata de otro plato japonés de soja fermentada. Se caracteriza por ser una fuente de vitamina K2, una vitamina que es importante para la salud cardiovascular y ósea.

Así como la promoción de la elasticidad de la piel para ayudar a prevenir las arrugas. Pero la razón por la que colocamos al natto en nuestra lista es porque es una potente fuente de probióticos para la salud intestinal. Contiene una cepa bacteriana llamada Bacillus subtilis.

Natto es un alimento que los japoneses mezclan típicamente con el arroz y se sirve en el desayuno. Tiene un olor característico, una textura viscosa y sabor fuerte. Es muy rico en proteínas.

Un estudio realizado en adultos mayores japoneses encontró que el consumo de este plato se asoció con una mayor salud en los huesos. Esto se atribuye al alto contenido de vitamina K2. En otros estudios se concluye que puede ayudar a prevenir la osteoporosis en las mujeres.

9.- Kimchi

plato de kimchi

Es una forma asiática de chucrut encurtido, y es un repollo muy picante y agrio que ha pasado por un proceso de fermentación. Además de las bacterias beneficiosas producto del proceso fermentativo, el kimchi también es una gran fuente de calcio, hierro y vitaminas A, C, B1 y B2.

El kimchi es una excelente alternativa de alimentos probióticos naturales que puedes agregar a tu dieta, aunque debes ser capaz de lidiar con las especias.

Por lo general, el repollo es el ingrediente principal, pero puede también ser hecho de otras verduras. Para darle sabor, se utiliza una mezcla de condimentos como chile rojo, ajo, jengibre, cebolla y sal.

El kimchi contiene las bacterias lácticas Lactobacillus kimchii, así como otras bacterias lácticas o probióticos que pueden beneficiar la salud en la flora intestinal.

10.- Tempeh

plato de tempeh

El tempeh es un producto de soja fermentado, tiene un sabor neutral, lo que lo hace un lienzo abierto para todos los condimentos que más te gusten.

Además de los beneficios probióticos que ofrece, una porción estándar de tempeh cuenta con 16 gramos de proteína y 8% del calcio que se recomienda consumir al día. El tempeh es originario de Indonesia, pero se ha convertido en popular en todo el mundo como un sustituto de carne de alta proteína.

Un subproducto interesante que se forma a través del proceso de fermentación es que las bacterias producen algo de vitamina B12, un nutriente que la soja no contiene.

La vitamina B12 se encuentra principalmente en los alimentos de origen animal, como la carne, el pescado, los productos lácteos y los huevos.

Esto hace del tempeh una gran opción global para los vegetarianos, así como cualquier persona que busque agregar un probiótico nutritivo a su dieta. Puede hacerse salteado, cocido al horno, o comido desmenuzado en ensaladas.

11.- Yogurt

yogurt

El probiótico más conocido de todos, el yogur, se hace mediante la añadidura de dos cepas de bacterias, Streptococcus thermophilus y Lactobacillus bulgaricus, en leche. La leche se espesa gracias al ácido láctico que produce la bacteria, convirtiéndose en el producto cremoso que conocemos.

Pero aunque la mayoría de los yogures pueden ser una fuente confiable de proteínas, no todos proporcionan la misma cantidad de probióticos.

Algunos productos son tratados térmicamente después del proceso de fermentación, lo que puede remover la mayoría de las bacterias activas beneficiosas, así que asegúrate de revisar que la etiqueta del yogurt mencione algo sobre los activos vivos.

Y trata de mantenerte alejado de los que tienen azúcares añadidos, ya que harán más por las bacterias malas que por las buenas.

Es preferible que busques las marcas hechas con leche de cabra. Es importante que leas la lista de ingredientes, ya que no todos los yogures se hacen de la misma forma.

Muchas marcas populares están llenas de jarabe de maíz de alta fructosa, edulcorantes artificiales y sabores artificiales. Incluso si está etiquetado bajo en grasa o sin grasa, todavía puede estar repleto de altas cantidades de azúcar añadido.

Además de las propiedades probióticas, comer yogur se ha asociado con muchos beneficios para la salud, como la mejora de la salud ósea. También es una buena opción para las personas con presión arterial alta.

Además, el yogur puede ser mejor que la leche para las personas que tienen intolerancia a la lactosa, ya que las bacterias producidas en la fermentación convierten parte de la lactosa en ácido láctico, la cual es también la razón por la que el yogur se vuelve ácido.

Conclusión

Existen gran cantidad de suplementos probióticos en forma de medicamentos que podrás encontrar en cualquier farmacia. Sin embargo, te aseguro que ninguno de esos suplementos puede ser mejor que obtenerlos de una forma completamente natural a través de alguno de los alimentos probióticos que mencionamos anteriormente. El mantenimiento de un intestino sano va mucho más allá de sólo tomar un suplemento probiótico.

Los alimentos probióticos en la lista no solo tienen propiedades probióticas, sino que también ofrecen muchos otros elementos como vitaminas, minerales, proteínas y fibras que te harán sentir más saludable.

Tu flora intestinal está compuesta por cientos de diferentes tipos de microorganismos que cumplen las funciones intestinales. Los probióticos son los responsables de que tu flora intestinal se desempeñe óptimamente.

Click aquí para agregar un comentario

Deja un comentario: