Sirope de Agave: Porque es la Mentira del Siglo

Sirope-de-Agave-Portada

En la actualidad, nuestro mundo está al tanto de los efectos dañinos que tiene el azúcar en nuestro cuerpo.

Muchas enfermedades comunes como la hipertensión, la obesidad, el sobrepeso, la diabetes y muchas más están en estrecha relación con el consumo de azúcar en nuestras dietas.

Es por esto que las personas se han visto en la “necesidad” de suplementar este elemento por otro que sea agradable al paladar pero que no tenga los efectos secundarios y dañinos que tiene el azúcar.

Es allí donde nace la idea de los edulcorantes, que, si bien ofrecen la cualidad de ser mejores que el azúcar blanco (aunque no todos), puede que no sean tan beneficiosos para la salud como dicen serlo.

En este caso, investigamos sobre el sirope de agave, también nombrado como néctar o endulzante de agave, el cual se ha hecho muy popular en nuestros días, pero que indudablemente no cumple con lo que promete.​

¿Qué es el Ágave?​

El agave es una planta originaria de México y el sur de Estados Unidos. Esta es la planta que se utiliza para hacer tequila.

Desde hace mucho tiempo esta planta tenía fines medicinales, pero recientemente se popularizaron algunas de sus propiedades benéficas y se empezaron a ver en el mercado productos como chocolates, granolas, barras energéticas y endulzante de agave.

Los mexicanos también hierven el contenido extraído de la planta para hacer algo que llaman miel de agave.​ 

Antiguamente las tribus indígenas que conocían la planta, sacaban el extracto o pulpa de ella y la hervían para obtener así una especie de sirope.

Pero, debes tener claro que este no es el mismo proceso con el que se realiza el endulzante de agave que compras en el supermercado.​

nectar-de-agave-cuchara

Así como muchas otras plantas, el agave puede tener beneficios para la salud, pero al ser procesada la planta, se pueden perder algunas o todas las propiedades que esta pueda tener.

Este parece ser el caso del endulzante de agave que las personas consumen hoy en día.

¿Cómo se Realiza el Sirope de Agave?​

Para empezar se toma la planta, se corta y se presiona para extraer el fluido que tiene.

Este fluido es alto en azúcar, pero también posee componentes saludables como los fructanos, que tienen efectos positivos en el metabolismo y la insulina de nuestro cuerpo.​

De cualquier forma, cuando es procesado para realizar el sirope, los fructanos son transformados en fructosa al calentar el fluido azucarado.​

El proceso es similar a como se realizan otros endulzantes poco saludables como el sirope de maíz alto en fructosa.

Podemos deducir entonces que este sirope es un refinado y procesado endulzante producido con el néctar de agave, pero que ha perdido su esencia beneficiosa natural, los fructanos.​

El Agave No Afecta Nuestro Índice Glicémico​

El índice glicémico es la medida en la que se determina qué tan rápido el azúcar de un alimento llega a tu flujo sanguíneo.

Mientras mayor es el índice glicémico de un alimento, mayores son los picos de azúcar en la sangre, lo que significa que es peor para tu salud.​

A diferencia de la glucosa, la fructosa no eleva los niveles de azúcar en la sangre, es decir, son de índice glucémico bajo.

Esta es la razón por la cual los endulzantes altos en fructosa son frecuentemente auto nombrados como “para diabéticos” o “saludables”, pero entonces: ¿Cuál es el verdadero problema con el néctar de agave? Pues sigue leyendo que ya nos acercamos al meollo de la cuestión.​

Los efectos dañinos del agave y del azúcar poco tienen que ver con los niveles de índice glicémico, pero sí tienen que ver con las grandes cantidades de fructosa.​

planta-de-agave

¿Cuál es el Verdadero Problema de la Fructosa?​

La fructosa es absorbida y rápidamente metabolizada por el hígado, el cual es el único órgano capaz de procesar esta azúcar, a diferencia de la glucosa.

Durante mucho tiempo, las personas han consumido alrededor de 16 y 20 gramos de fructosa por día, y prácticamente toda esta ingesta de fructosa provenía de frutas frescas.

Pero, la actualidad en nuestras dietas es que ha habido aumentos significativos en la fructosa añadida, dando como resultado una ingesta de fructosa que asciende entre 85 y 100 gramos diarios.​

La exposición del hígado a semejantes cantidades de fructosa puede estimular la lipogénesis y la acumulación de triglicéridos, lo que puede producir efectos indeseados en la insulina del cuerpo.​

Es por este motivo que la fructosa ha sido objeto importante de estudio en el área nutricional.

Por otra parte, cuando la fructosa es suministrada en pequeñas cantidades a nuestro cuerpo, los efectos son enteramente positivos, ya que se logra disminuir la respuesta glucémica a las cargas de glucosa, y mejorar la tolerancia a la glucosa.​

¿La Fructosa Siempre Tuvo Este Concepto?​

En los 70’s, se llegó a la conclusión de que los sustitutos del azúcar como la fructosa ofrecían mayores "ventajas" en las personas que tenían problemas en la producción de insulina.

Esto, ya que hasta los momentos se tenían resultados en los que la influencia de la fructosa era menor sobre las concentraciones séricas de insulina que la glucosa y no influía en los niveles de azúcar en la sangre.

Para ese momento, esta evidencia se mostró como suficientemente efectiva para apoyar a este tipo de azúcares como un tratamiento positivo para el control diabético.​

Incluso, en base a estas primeras observaciones, la Food and Drug Administration consideró que los edulcorantes nutritivos eran seguros, pero más tarde, los investigadores empezaron a notar que estos azúcares diabéticos acompañaban en cierto modo las influencias "desfavorables" sobre la obesidad y el aumento de peso.​

¿Qué dicen los Estudios Sobre la Fructosa?​

En cierto estudio realizado por una asociación médica en Taiwán, en la que se compararon a pacientes normales y pacientes diabéticos, los efectos glicémicos del sirope de maíz alto en fructosa se compararon con los efectos de la glucosa.

Los efectos negativos que tuvo el sirope de maíz sobre la insulina inmunorreactiva, el efecto glicémico y el péptido C inmunorreactivo, definitivamente no apoyaron su uso como sustituto de la glucosa en pacientes diabéticos.

Estos efectos se podrían asimilar con los que el endulzante de agave puede obtener sobre la salud, pues, al igual que el sirope de maíz, es un edulcorante con altas concentraciones de fructosa.​

sirope-de-agave-cuchara-vaso

Los Efectos Secundarios de la Fructosa (Y por lo Tanto, del Agave)​

La fructosa es un elemento que ofrece beneficios realmente significativos a nuestros cuerpos, pero los efectos beneficiosos no se obtienen si se utiliza de manera excesiva.

Debido a sus propiedades lipogénicas, el exceso de fructosa en la dieta puede causar mal absorción de glucosa y fructosa, y mayores elevaciones en los niveles de triglicéridos y colesterol en comparación con otros carbohidratos.​

Como el hígado es el único capaz de procesar la fructosa, al sentirse sobrecargado empieza a transformar la fructosa en grasa, la cual aumenta los niveles de triglicéridos en la sangre.

Muchos investigadores piensan que esta presentación de grasa en el hígado puede producir enfermedad hepática en el hígado.​

A pesar de que la fructosa no eleva los niveles de azúcar a corto plazo, puede contribuir en la resistencia a la insulina cuando se consume en grandes cantidades.

Esto, a largo plazo sí puede incrementar los niveles de azúcar y de insulina, incrementando en gran manera las posibilidades de tener síndrome metabólico o diabetes de tipo 2.​

Los efectos negativos a largo plazo pueden incluir cambios en la digestión, la absorción, los niveles de hormonas plasmáticas, el apetito y el metabolismo hepático, llevando al desarrollo de resistencia a la insulina, diabetes, obesidad e inevitablemente enfermedades cardiovasculares.

¿Exageramos Cuando Atribuimos los Efectos de la Fructosa al Agave?​

Lo que es realmente interesante en toda esta información que te estamos dando sobre la fructosa es que el endulzante de agave es fructosa concentrada en más de un 84% (12).

Entonces, si esto es así, es justo que hayas aprendido qué es la fructosa y cuáles son sus ventajas y desventajas.​

¿Qué Opinan los Expertos y Científicos Sobre el Agave?​

Este despertar del conocimiento sobre los efectos de la fructosa en nuestros cuerpos ha hecho que muchos profesionales en el área de la salud hayan cambiado su punto de vista con relación a este sirope.

Por ejemplo, Dr. Oz, quien oficialmente cambió su modo de ver este producto al decir:

Durante los últimos meses, me he concientizado en gran manera sobre uno de los endulzantes (El néctar de agave) que había recomendado previamente en mi show.

Pero luego de una cuidadosa consideración de la investigación realizada, hoy te pido que elimines el agave de tu cocina y de tu dieta."

Dr. Oz 
Médico y Presentador de T.V.

Incluso, el diccionario médico A.D.A.M Medical Encyclopedia dice: “El agave no es más saludable que la miel, el azúcar, el sirope de maíz alto en fructosa o cualquier otro tipo de endulzante”.

¿Por Qué Deberías Evitar el Néctar de Agave?​

Las razones por las cuales deberías evitar este sirope o néctar y quizás muchos de los edulcorantes que encuentras en los supermercados son las siguientes:

1. A las Empresas No les Importa tu Salud, Solo tu Dinero

Quizás esté englobando a muchas empresas, pero, así es. A muchas empresas dedicadas al área alimenticia lamentablemente no les importa cuán saludable es el producto que están realizando, por lo cual, al tratar de que este producto les cueste mucho menos, resulta ser más procesado de lo que debería estar.

Además, la publicidad engañosa nos hace ignorar en la mayoría de los casos las etiquetas de los productos, las letras pequeñas del contrato que estamos por firmar. Pero si estás aquí leyendo esto, es por una razón, y es que te interesa aprender sobre lo que compras en el supermercado y te preocupas por tu salud.​

2. El Exceso de Fructosa No te Conviene

Siempre nos han recomendado comer fructosa como reemplazo al azúcar blanco, y la verdad es que esta es una opción muy inteligente. La cuestión está en que al consumirse en altas concentraciones (como las que tienen los siropes altos en fructosa) puede ocasionar daños a la salud como lo vimos anteriormente.

Si quieres una buena ingesta de fructosa es mejor que comas frutas, las cuales tienen pequeñas cantidades que el cuerpo puede procesar fácilmente. Además, ellas contienen vitaminas y minerales que te ayudan a mantenerte más saciado y saludable.​

3. Existen Mejores Opciones

Si definitivamente necesitas algún sustituto del azúcar en tus comidas para experimentar el sabor dulce de cada comida, existen opciones que son definitivamente mucho más saludables que el azúcar blanco o que el agave, e incluso, opciones mucho más deliciosas.

La miel por ejemplo es muy deliciosa y es muy rica en contenido vitamínico y mineral, pues contiene calcio, hierro, magnesio, fosforo, potasio, zinc, selenio y antioxidantes.

Es sin duda superior al agave en cuanto a beneficios para la salud. También hay otras buenas opciones como la stevia que puede ser un fantástico sustituto del néctar de agave, aunque debes ser cuidadoso ya que no todos los productos stevia que se venden en el supermercado son iguales.​

4. Puedes Aumentar de Peso

En cuanto a calorías, el néctar de agave posee 20 calorías por cada cucharita, lo cual es 5 veces más de lo que contiene el azúcar granulado (15). Al igual que la miel, es más dulce que el azúcar, y podríamos pensar que gracias a esta cualidad no se tendría que colocar tanto contenido en nuestras comidas, pero, la adicción a lo dulce siempre nos atrapa.

Conclusión

En conclusión, si deseas añadir un sabor extra dulce a tu dieta, el endulzante de agave no es la forma más indicada de hacerlo.

A pesar de que muchos productos son auto catalogados como “para diabéticos”, “bajos en azúcar” o “ideales para perder peso”, no significa que funcionen de la forma en la que esperamos (la que nos hacen pensar).

Siempre se hace indispensable un poco de conocimiento en el área nutricional para poder determinar con sabiduría propia si algún producto es bueno o malo para nuestra salud.​

envases-de-nectar-agave

Hay que entender que existen muchos tipos de azúcares en los alimentos que consumimos a diario, como la glucosa, la lactosa o la fructosa. Y evidentemente, algunos son mejores que otros.

Ya vimos que la fructosa es un componente vital si se es diabético o si simplemente queremos controlar los niveles de azúcar en la sangre, pero, en exceso cumple funciones totalmente distintas que ningún médico o nutricionista apoyaría en lo absoluto.

Por esta razón el sirope de agave es la mayor mentira jamás contada en el mundo de la nutrición saludable.​

Click aquí para agregar un comentario

Deja un comentario: