Tips para aplanar el estomago

Panzas, rollitos… los hay por todos lados y sin embargo ¿quién quiere tenerla? Pero en defensa de quienes tienen una hay que decir que existen muchas mentiras, mitos y creencias que lo llevan a uno en la dirección opuesta a la deseada.

No, la panza no se reduce con los encogimientos
No, los cinturones abdominales no achican el estómago
No, las cremas no te harán reducir centímetros de la cintura

La verdad es que si tu estómago no es lo que deseas la razón es muy simple: comes más de lo que tu cuerpo puede gastar, y comes todo lo que tu cuerpo no necesita.

Eres lo que comes, y si comes chatarra todo eso va derecho a la panza, si comes harinas blancas, azúcar, latas de gaseosas y papas fritas ¿adivina qué? todo eso va para tu estómago, y lo agranda…

Por otra parte el régimen de ejercicios es la otra parte de la ecuación, y el principal factor de este régimen es la intensidad, intentando quemar la mayor cantidad de energía durante el entrenamiento y varias horas luego de haberlo hecho.

Estos son algunos consejos que reducirán el tamaño de tu estómago:

– Utiliza ejercicios que queman más calorias y que trabajan muchos grupos musculares al mismo tiempo. Las rutinas fullbody y los pesos libres además de trabajar muchos músculos activan tus abdominales durante todo el entrenamiento. Si entrenas en casa haz flexiones de brazos, variaciones de la plancha.

– Entrena también haciendo intervalos; los intervalos queman muchísimas calorías, queman grasa, desarrollan el tejido muscular y activan tu núcleo en todo el entrenamiento. Lo mismo aplica para circuitos metabólicos en los que se involucran periodos de alta intensidad seguidos de descansos cortos. Estas formas de entrenar vacían tus reservas de carbohidratos y tu cuerpo es forzado a utilizar la grasa como combustible. El entrenamiento turbulento de Craig Ballantyne es una opción, las rutinas Insanity de Shaun T. otra.

– Estos son los ingredientes que se tienen que ir de tu cocina: azúcar, fritos, grasas trans, margarina, mayonesa, gaseosas, dulces. Hay muchos más pero se entiende la idea. Tienes que apuntar a mejorar tu alimentación todo lo que puedas: comer más ensaladas de frutas y de verduras, comer más a la plancha o al vapor, equilibrar cada plato con carbohidratos de calidad y proteínas, como así también grasas sanas. Mejorar tu alimentación es lo que más rápido reducirá el tamaño de tu estómago. Al hacerlo notarás que estás más [email protected] y adicionalmente que te sientes con más energía para entrenar.

– Duerme. Lo habíamos mencionado en un artículo anterior pero con solo dormir las ocho horas que tienes que dormir cada noche se reducen los síntomas del estrés, la hormona cortisol que se dispara con el estrés, y paradójicamente dormir más te hace quemar más calorías. ¿sabías que con solo dormir esas ocho horas puedes quemar 500 calorías más durante una semana? No se tu, pero a nosotros nos parece que vale la pena. Y volviendo al cortisol, cuando estás en situaciones de estrés, o cuando comes carbohidratos refinados esta hormona se dispara y entre otras cosas lo que hace es acumular grasa en el estómago.

– Por último el consejo de siempre, tan subestimado y a la vez tan importante: beber agua. ¿Qué obtienes al beber buenas cantidades de agua? Previenes la hinchazón, te ahorras muchas calorías (la sed y el hambre son sensaciones similares) y aceleras tu metabolismo.

Todos estos consejos, si son bien seguidos te harán reducir y eventualmente aplanar el estómago. La clave es seguirlos lo suficiente como para ver resultados. Hazlo y notarás tu [email protected] la diferencia. Continúa haciendolos una vez que tu estómago esté plano y ese será el camino hacia unos abominales marcados.

Click aquí para agregar un comentario

Deja un comentario: