Tres consejos de alimentación para unos buenos abdominales

Ok, si estás leyendo esto lo más probable es que has comenzando a ver a través de la mentira que muchos en la industria del fitness han puesto delante cuando se trata de marcar los abdominales.

Tu sabes, aparatos y suplementos con gente que ya es delgada y que ya ha marcado los abdominales de una manera que definitivamente no es la que promueven. Bueno, eso es bueno para esas compañías ya que venden estos aparatos como pan caliente debido a la filosofía de las fórmulas mágicas que todo el mundo parece perseguir hoy en día. Pero si te topas con algún gurú serio del fitness te dirá esto:

“no necesitas ninguna máquina de hacer abdominales, lo que necesitas es una dieta para abdominales realista y efectiva; y un entrenamiento adecuado de todo tu cuerpo, además de uno para tu zona media”

Verás, lo que usualmente se dice para tener abdominales marcados es que todos tenemos los nuestros en mayor o menor medida, pero que lo que impide que se vean es la grasa acumulada adelante de ellos. Tiene sentido ¿verdad?

Probablemente hayas visto alguna persona que no sea tan muscular, más bien delgada, pero que tiene sus abdominales marcados. Ellos no trabajaron duro para conseguirlos y hasta tal vez no los tienen de manera consciente, pero lo más probable es que sigan hábitos alimenticios que los expertos sobre nutrición y salud recomiendan para tener un peso saludable.

Así que ahora que sabes que los abdominales se hacen fundamentalmente en la cocina, quisiéramos mostrarte tres consejos de alimentación que si o si deben estar en toda dieta para unos buenos abdominales:

1. Bebe sólo agua, agua con limón y té verde

Hacerlo tendrá un gran impacto en tu estómago, y si vas a dedicarte seriamente a marcar tus abdominales entonces beber fundamentalmente agua es algo que deberías tener como prioridad. Existe una razón para ello. Los jugos en caja, las bebidas deportivas y las gaseosas contienen azúcares y calorías que contribuyen a hinchar tu estomago a pesar de todos tus esfuerzos. No te compliques más las cosas, simplemente evita las bebidas azucaradas y carbonatadas y aprende a vivir a base de agua, agua con un limón exprimido y té verde sin azúcar.

2. Haztelo fácil con el tamaño de las porciones

A veces es todo un desafío. Vas a un restaurante con mucha hambre y resulta que todo lo que se ofrece es tamaño gigante, porciones súper, extras y demás. Y lamentablemente estamos tan [email protected] a ese tamaño que nos parece algo normal…

No lo es…

Simplemente no concibes la idea de porciones más pequeñas. Esto parece una verdad de perogrullo pero así y todo muchos cometen el mismo error: si comes o pides todo extra grande solamente te estás haciendo la vida más complicada. Mira esta fórmula: a mayor cantidad de calorías, mas tiempo, dinero y esfuerzo se necesitará para eliminar todo ese extra de grasa en el abdomen. Y tal vez lo estés haciendo bien con el ejercicio, pero no arruines tu dieta para abdominales con los tamaños de lo que comes.

3. Desayuna a lo grande, un almuerzo mediano y una cena pequeña

Tenemos los hábitos contrarios ¿verdad? Usualmente no desayunamos y nos negamos comida durante 6 u 8 horas, luego tenemos un mega almuerzo, volvemos a privarnos de comida, hacemos colaciones de comida chatarra y llegamos a la cena con un hambre monumental, así que comemos de todo y en grandes cantidades para luego ir a dormir con toda esa cantidad de comida encima.

Si lo lees así no parece ser la mejor manera de alimentarnos. Pues no lo es…

Hay estadísticas y pruebas científicas que demuestran que de hecho es la peor manera de comer. Así que haz como el título lo dice y comienza a incorporar comidas cada tres o cuatro horas siendo la de más volúmen la primera y que vayan disminuyendo en cantidad en la medida que transcurre el día ya que cuando menos horas quedan para que te vayas a dormir menos energía necesitas para mantenerte.

¿Eso es todo? Definitivamente que no, deberás aprender a comer con comidas de calidad, deberás aprender a determinar tus propias necesidades calóricas y también necesitarás un programa de ejercicios acorde que acompañe esa dieta. Pero sigue estos tres simples consejos que te dimos y te aseguramos que tu estómago comenzará a reducir su tamaño.

Cuéntanos cómo te va pronto.

Obtén rutinas para unos buenos abdominales >>AQUÍ<<

Click aquí para agregar un comentario

Deja un comentario: